Argentina, un monarca que hace más de 20 años no gana un mundial

Aunque hace casi 30 años no gana una Copa del Mundo, la selección de futbol de Argentina es uno de los grandes de este deporte, pues sus 15 participaciones y dos títulos lo avalan por completo.

El cuadro sudamericano comenzó su historia mundialista en Uruguay 1930, en la cual logró llegar a la final pero fue derrotado 4-2 por el anfitrión en el estadio Centenario, lo que acrecentó la rivalidad de estos dos equipos.

Cuatro años después, en Italia, no tuvo suerte y se despidió rápido de la competencia, además de perderse las tres siguientes; fue hasta Suecia 1958 cuando volvió al mundial, pero lo hizo con ínfimos resultados al quedar fuera en las primeras de cambio, con un triunfo y dos derrotas, una de estas goleado por Checoslovaquia.

Los fracasos continuaron en Chile 1962, justa en la cual quedaron fuera en la primera fase al ubicarse como terceros del Grupo 4, por debajo de Hungría e Inglaterra.

En Inglaterra 1966 y Alemania 1974 lograron superar la primera ronda como segundo lugar, pero su camino se vio truncado en cuartos de final a manos del anfitrión y al quedar como sotanero del Grupo A en la segunda ronda, de manera respectiva.

Su primer gran éxito se dio en la Copa del Mundo celebrada en su casa en 1978, donde por primera vez, guiados por gente como Osvaldo Ardiles y Mario Kempes, levantaron el título. Tras el polémico 6-0 a Perú para llegar a la final, se impusieron 3-1 a Holanda en El Monumental para obtener su primer título.

En España 1982 no pudieron defender su campeonato al quedar fuera en la segunda fase, pero tomaron revancha cuatro años después, en México 1986, donde con Diego Armando Maradona como su "motor" conquistaron su segundo trofeo al vencer 3-2 a Alemania Federal.

Volvieron a alcanzar la final en Italia 1990, pero fueron superados por la mínima diferencia por el cuadro germano gracias a un dudoso penal señalado por el silbante mexicano Edgardo Codesal y ejecutado por Andreas Brehme.

Todo indicaba que en Estados Unidos 1994 regresarían a los primeros planos, pero el doping positivo del "Diez" en primera ronda terminó con sus sueños y fueron marginados en octavos de final por Rumania, que contaba con su "Maradona de los Cárpatos", Gheorghe Hagi.

Francia 1998 tampoco tuvo resultados destacados al quedarse en cuartos de final, eliminado por Holanda, pero su fracaso más grande se dio en Corea del Sur-Japón 2002, certamen al que llegaban como favoritos bajo el mando de Marcelo Bielsa, pero ni siquiera pudieron pasar de la fase de grupos.

En Alemania 2006 y Sudáfrica 2010 no pasaron de los cuartos de final, siendo el cuadro teutón su verdugo, en la primera por marcador de 2-1 y en la segunda un categórico 4-0; en 2014, en tierra de uno de sus grandes rivales, tratarán de conquistar su tercer mundial.