Será Conferencia Mundial decisiva para desarrollo de pueblos indígenas

En Guatemala, uno de los países de América Latina con mayor índice de población indígena, se guardan expectativas de una Conferencia Mundial de las Naciones Unidas favorable para los derechos y el desarrollo de los pueblos originarios.

La próxima Conferencia Mundial de las Naciones Unidas (ONU) "será fundamental, pues se tomarán decisiones sobre el futuro de los pueblos indígenas del mundo", dijo a Notimex el dirigente e intelectual indígena guatemalteco Álvaro Pop.

El experto independiente del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de la ONU señaló que la cita estudiará la situación de los aborígenes y debatirá sobre acciones que afectarán de manera positiva sus ámbitos político, cultural, económico y social.

Indicó a propósito que la Misión Permanente de México ante la ONU, encabezada por el embajador Juan Manuel Gómez Robledo, "ha jugado un papel preponderante en la organización de la Conferencia Mundial".

Detalló que junto con otras misiones, como las de Noruega y Bolivia, la de México protagoniza aspectos de la organización de la próxima Conferencia Mundial y de seguimiento de la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (aprobada en 2007).

La reunión plenaria de alto nivel de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se conocerá como la Conferencia Mundial de los Pueblos Indígenas 2014, a efectuarse el 22 y 23 de septiembre en la sede en Nueva York.

En cuanto a Guatemala, destacó que se presentará un informe "de carácter tripartito" sobre la situación de las 22 etnias y comunidades lingüísticas del país.

Afirmó que el informe de país que conocerá la Conferencia Mundial será elaborado "por primera vez con la participación de organizaciones indígenas, el gobierno de Guatemala y el sistema de la ONU".

Pop, quien fue reelecto para un nuevo período (2014-2016) como experto independiente de la ONU, a partir del 1 de enero próximo, reiteró que la cita de 2014 se anticipa "crucial" para la vigencia de los derechos y el desarrollo de los pueblos indígenas del mundo.

El vocero del gobierno, Francisco Cuevas, dijo a Notimex que el presidente Otto Pérez Molina impulsa el proyecto de Ley de Desarrollo Rural que, sin embargo, no ha merecido el apoyo de los legisladores. Por falta de consenso, la iniciativa está pendiente de aprobación.

Puntualizó que el gobierno (2012-2016) se desarrolla con base en tres ejes estratégico, como son los pactos Hambre Cero -contra el hambre y la desnutrición-, de Paz, Seguridad y Justicia, y de Crecimiento Económico y Desarrollo Rural.

Los indígenas son más del 40 por ciento de los 15 millones de guatemaltecos y los más afectados por la pobreza que alcanza a más del 60 por ciento de la población.

La pobreza se concentra en las zonas rurales, en las que vive el 72 por ciento de los pobres, y entre la población indígena que representa el 75 por ciento de los pobres, según datos de la ONU.

Como consecuencia del problema "estructural" de la pobreza, derivada de las enormes desigualdades entre los guatemaltecos, más del 49 por ciento de los niños de cero a cinco años de edad padecen desnutrición crónica.

La gran mayoría de las víctimas de este mal son indígenas, quienes son la población que predomina en las áreas rurales, donde en algunas aldeas la pobreza es del 90 por ciento de los habitantes.

El pasado 24 de junio el presidente instaló el Gabinete de Desarrollo Rural Integral, que se encargará de diseñar y ejecutar programas para el crecimiento económico, social, político y cultural de los guatemaltecos que habitan el área rural.

El coordinador de la Alianza Campesina, Benedicto Coc, dijo que con el Gabinete y la Ley de Desarrollo Rural se tendrán los elementos para una política de Estado en la materia, que es mandato de los acuerdos de paz de diciembre de 1996.