Afirman que Honduras vive emergencia en derechos humanos

Honduras vive una emergencia en materia de derechos humanos, afirmó hoy la coordinadora del no gubernamental Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (Cofadeh), Berta Oliva.

"Estamos preocupadas, porque vemos que el futuro de Honduras en materia de derechos humanos es gris, cuando vemos que el futuro gobernante Juan Orlando Hernández está militarizando el país", dijo la dirigente humanitaria a Notimex.

"La medida de militarizar la sociedad, más que prevención es de intimidación", apuntó la dirigente humanitaria.

Hernández, quien asumirá la Presidencia el 27 de enero próximo, como titular del Congreso Nacional aprobó la Policía Militar, integrada por cinco mil efectivos que salió a las calles el pasado mes de octubre, antes de las elecciones generales del 24 de noviembre.

A ello se suma que el parlamento aprobó también este año la "Unidad Gubernamental de Respuesta Especial de Seguridad (Tigres)", organismo bajo el mandato del Ministerio de Seguridad, también encaminado a combatir la inseguridad.

Oliva expresó que la disidencia política es la más afectada por las violaciones a los derechos humanos en este país, que se han agudizado a partir de 2009, cuando en junio de ese año se implementó el golpe de Estado contra el presidente Manuel Zelaya.

La violación a los derechos humanos, apuntó la coordinadora del Cofadeh, se aplica "inteligentemente" por parte del Estado, a través de implementar una doble moral, con informes amañados ante la comunidad internacional.

El Cofadeh fue fundado en 1982, durante la represión desatada por el entonces jefe de las Fuerzas Armadas, general Gustavo Álvarez Martínez, cuando fueron secuestrados y desaparecidos alrededor de 184 dirigentes populares opuestos a la guerra contra Nicaragua que pretendía desatar el citado militar.

Entre esos desaparecidos figura Tomás Nativi, compañero de Oliva y dirigente de la Unión Revolucionaria del Pueblo (URP), secuestrado el 11 de junio de 1981 en su vivienda en Tegucigalpa.