Cierra la ONU el año con notables logros diplomáticos

La destrucción del arsenal químico en Siria, las negociaciones del programa nuclear en Irán, la aprobación del Acuerdo de Comercio de Armas y la paz en la República Democrática del Congo son algunos logros de la ONU en 2013.

Los avances, aunque aún reversibles y cuestionados por algunas porciones de la comunidad internacional, parecen ser un significativo paso adelante respecto de las expectativas que sobre Irán y Siria, los dos temas más urgentes, se tenían apenas hace un año.

El conflicto en Siria, iniciado en marzo de 2011, ha causado la muerte de más de 120 mil personas, pese a lo que el Consejo de Seguridad de la ONU, debido a bloqueos de resoluciones por parte de Rusia y China, permaneció hasta el verano pasado sin tomar medidas.

Hasta agosto anterior, en que se realizaron ataques químicos que causaron la muerte de cientos de civiles sirios, el Consejo de Seguridad se unió a la condena del escalamiento en el conflicto y a la creciente presión internacional para detener la violencia.

Así, con la presión de la ONU, Siria acordó destruir su arsenal químico e iniciar una diálogo de paz con la comunidad internacional y la oposición interna, que será llevado a cabo en enero en Ginebra.

Los resultados son inciertos, pero al menos habrá un vía diplomática abierta para terminar con la guerra siria.

Con respecto a Irán, el nuevo presidente Hasan Rouhani ofreció un mayor acercamiento con Occidente durante su discurso en la Asamblea General, en septiembre último.

Tras las nueva posición iraní, Rouhani se comunicó con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, algo que no sucedía entre líderes iraníes y estadunidenses en más de tres décadas.

La nueva disposición iraní permitió que se reanudaran las negociaciones sobre su programa nuclear con representantes de Francia, Reino Unido, Estados Unidos, Rusia, China y Alemania.

En noviembre, se anunció que Irán había aceptado detener el enriquecimiento de uranio en más de 20 por ciento, lo que representaba el punto más delicado en las negociaciones, pues este componente puede usarse como combustible nuclear.

El logro fue significativo, en especial cuando apenas en 2012 uno de los temas más sensibles durante la Asamblea General era la posibilidad de un ataque contra Irán con el fin de detener su programa nuclear. Tal posibilidad se ha reducido dramáticamente, aunque aún existe.

Otro de los logros anotados por la ONU en este año fue la firma del Acuerdo de Comercio de Armas, que es el primer tratado legalmente vinculante que regula las transferencias de armamento en el mundo y que tomó más de una década en ser negociado.

El acuerdo, que recibió un fuerte y constante impulso del gobierno de México, prohíbe que países fabricantes de armas vendan sus productos a naciones donde se cometan claras violaciones de los derechos humanos.

Por último, a principios de noviembre el Movimiento 23 de marzo (M-23) declaró su rendición luego de meses de combate en la República Democrática del Congo (RDC), lo que abrió el paso a la firma de un acuerdo de paz en ese país.

La derrota del M-23, el mayor grupo opositor armado en la RDC, representó un logro para la ONU debido a que por primera vez en la historia, el organismo desplegó una brigada de intervención militar.

La brigada fue diseñada por apoyar al ejército congoleño en su combate con las fuerzas rebeldes, y logró su objetivo apenas a unos meses de su despliegue.

Tanto el conflicto en Siria, como la desconfianza sobre Irán, la correcta implementación nacional del Acuerdo de Comercio de Armas y la ejecución de los acuerdos de paz en la RDC son frágiles avances, aunque señalan también triunfos para la ONU que hace apenas unos meses eran difíciles de imaginar.