Consideran al TLCAN una "bonanza" para el sector privado de EUA

El Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLCAN) ha sido una "bonanza" para inversión, empleo y las economías de Estados Unidos, México y Canadá en los últimos 20 años, según la Cámara estadunidense de Comercio (USCC).

La USCC, el mayor organismo de la cúpula empresarial del país, sostuvo que el TLCAN ha sido el acuerdo comercial más exitoso en la historia de Estados Unidos con la excepción de la Ronda Uruguay que creó la Organización Mundial de Comercio (OMC) en 1995.

"Entender este éxito es más importante que nunca conforme los muchos críticos del acuerdo seguramente repetirán sus ataques con motivo de su (20) aniversario", señaló en un análisis sectorial del pacto que entró en vigor el 1 de enero de 1994.

"Hacemos un llamado a los funcionarios electos en Canadá, México y Estados Unidos para construir a partir de estos cimientos en los próximos años", dijo la institución en alusión a los desafíos en el futuro de la relación económica trilateral.

Entre los retos, la USCC puso como ejemplo el hecho de que las fronteras de Estados Unidos con Canadá y México elevaron los costos de las transacciones económicas debido a las medidas de seguridad implementadas con motivo de los ataques terroristas de 2001.

Consideró deseable que Estados Unidos profundice la colaboración con sus dos socios comerciales, a fin de impedir que las nuevas medidas de seguridad, aunque necesarias, entorpezcan el flujo de productos legítimos en Norteamérica.

Pero la USCC desestimó una evaluación elaborada por el Instituto de Política Económica (EPI), según el cual el TLCAN ha producido déficits comerciales crónicos que han tenido el efecto de hacer desaparecer o desplazar a unos 682 mil 900 empleos estadunidenses hasta 2011.

En opinión de la cúpula empresarial, los déficits comerciales derivan de las exportaciones petroleras de México y Canadá a Estados Unidos, que rebasan los 100 mil millones de dólares anuales, por lo que no son directamente atribuibles al TLCAN.

La USCC mencionó que desde la entrada en vigor del acuerdo el comercio entre Estados Unidos, México y Canadá se ha triplicado a 1.2 billones (millones de millones dólares), además de que el acuerdo apoya alrededor de 14 millones de empleos en Estados Unidos.

Además, el tratado ha sido un "boom" para la industria manufacturera de Estados Unidos, con más de 800 mil empleos ganados sólo en cuatro años, además de que México y Canadá compraron más de 428 mil millones de dólares en manufacturas estadunidenses sólo en 2011.

Entre las "historias de éxito" en el sector, destacó a Marlin Steel Wire Products, un fabricante de productos de alambre de Baltimore que exporta el 10 por ciento de sus ventas a México y Canadá desde hace ocho años, lo que permitió la contratación de una cuarta parte de sus 133 empleados.

En el rubro agrícola, la USCC señaló que el TLCAN hizo posible que las exportaciones agropecuarias de Estados Unidos se triplicaran en el caso de Canadá y se quintuplicaran en el caso de México.

"Estados Unidos abastece en este momento tres cuartas partes de las importaciones de alimentos agrícolas de México", resaltó.

Un análisis del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) estimó que los granos, oleaginosas, cárnicos y productos relacionados representan alrededor de dos terceras partes de las exportaciones agropecuarias estadunidenses a México.

"México no produce suficientes granos y oleaginosas para satisfacer su demanda interna, así que los productores de alimentos y ganado de México importan volúmenes considerables de estas materias primas para elaborar productos de valor agregado", puntualizó la USDA.

En el ramo de servicios, un sector valuado en más de 600 mil millones de dólares anuales, la USCC consideró que las reglas del TLCAN permitieron que las exportaciones de servicios de Estados Unidos a México y Canadá pasaran de 27 mil millones en 1993 a 82 mil millones de dólares en 2011.

"Con el TLCAN ya no hay barreras comerciales en la mayoría de los sectores de servicios tanto en Canadá como en México, muchos de los cuales estaban cerrados a la participación de Estados Unidos antes de la entrada en vigor del TLCAN y del acuerdo con Canadá", mencionó.

Pero la USCC nota que este "exitoso modelo económico" enfrenta retos que deben ser superados y confrontados para evitar que se diluyan los beneficios del convenio comercial.

"Las fronteras de Estados Unidos con Canadá y México se han ensanchado considerablemente conforme nuevas medidas de seguridad fueron implementadas a la luz de los ataques del 11 de septiembre de 2011", indicó el análisis.

"Aunque la seguridad reforzada es necesaria, algunas medidas han sido perjudiciales de tal manera que han elevado el costo de hacer negocios con dos de nuestros socios comerciales más cercanos, nuestros más grandes socios comerciales", acotó.

La USCC destacó que aunque se han dado pasos en la dirección correcta, como los foros de cooperación regulatoria Estados Unidos-Canadá, y el plan de acción para la frontera del siglo XXI con México, Estados Unidos debe profundizar más su cooperación extra comercial con sus dos socios.

Aplaudió la decisión de que se diera el ingreso de Canadá y México a la Alianza Transpacífica (TPP), cuyas negociaciones se llevan a cabo en la actualidad.

"Dado el nivel existente de integración entre nuestros mercados, sería contraproducente para Estados Unidos forjar nuevos precedentes globales para las reglas que gobiernan el comercio sin la participación activa tanto de Canadá como de México", expresó.

"A través de la negociación conjunta del tratamiento tarifario de terceras partes, reglas de origen, cooperación regulatoria y otros asuntos de comercio e inversión, podemos maximizar la fortaleza de la economía de Norteamérica", finalizó.