Pide senadora a SSA acciones contra el contrabando de cigarros

La presidenta de la Comisión de Salud en el Senado de la República, Maki Esther Ortiz Domínguez, solicitó a la Secretaría de Salud y a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) que informen sobre las acciones que se han tomado para contrarrestar el contrabando, venta y fabricación ilícita de productos del tabaco.

En un comunicado, la legisladora del PAN también consideró necesario que México se adhiera al Protocolo para la Eliminación del Comercio Ilícito de Productos de Tabaco, instrumento derivado del Convenio Marco para el Control del Tabaco, y de esta forma se combata de manera frontal el comercio ilícito de este tipo de productos.

Ortiz Domínguez dijo que la venta ilegal de los cigarros apócrifos ha crecido en los últimos años en México y que eso hace necesario que las autoridades redoblen esfuerzos para enfrentar este problema, además de que se castigue penalmente esta actividad que genera millones de pérdidas económicas a la industria tabacalera.

"Hemos venido notando en el país la venta de cigarros ilegales en diversos puntos, tales como puestos ambulantes, fijos y semifijos, mercados, accesos del Metro y tianguis", puntualizó.

Agregó que las "marcas" más comunes no están acreditadas por las autoridades correspondientes, como Pitbull, Mex Laredo, Rover, Racer, Gol, Jaipur y Marathon, Modern, Royale, Bronco, Silver, por señalar solo algunos, con precios similares a los 8 y 10 pesos por cajetilla, con 20 cigarrillos cada una, cuando el precio es en promedio de 42 pesos por cajetilla de marcas acreditadas.

Informó que un estudio realizado por la Alianza para el Convenio Marco para el Control del Tabaco, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinestav) señaló que este tipo de cigarros ilícitos no cuentan con los parámetros mínimos de calidad en su elaboración.

Debido a ello, agregó, mucho menos cumplen con lo establecido en las normas mexicanas en la materia, con lo cual se afecta la salud de los mexicanos en general y, sobre todo, de los adolescentes, que tienen fácil acceso a estos productos.

"Este mismo estudio advierte que en el mundo se venden al año alrededor de 600 mil millones de cigarros ilegales, de los cuales 250 millones son comerciados en nuestro país. Los principales países de origen son Canadá, Estados Unidos, Cuba, Paraguay, India, China y Vietnam", indicó.

Destacó que recientemente se realizó un decomiso de cigarros ilegales en Guanajuato, que es la tercera entidad de mayor venta de cigarros apócrifos después de Jalisco y Michoacán, que realizó la PGR y aseguró más de 7 millones de piezas.

Finalmente, comentó que de acuerdo con la Encuesta Nacional de Adicciones 2011, el Distrito Federal es la entidad federativa que tiene la prevalencia más alta del país en consumo de tabaco, con el 30.8 por ciento.

Destacó que los puntos de venta más regulares de cigarros ilegales se localizan en su mayoría en las entradas y salidas de las líneas del Metro, por la cantidad diaria de usuarios que transitan por dicho medio de transporte en la Ciudad de México.