Hace 20 años Azteca cambió la manera de hacer TV en México: Salinas

Hace dos décadas, Azteca nació como una alternativa de televisión y desde entonces cambió la manera de hacer televisión en México y el mundo, afirmó Ricardo B. Salinas Pliego, presidente ejecutivo de Grupo Salinas.

A 20 años de su nacimiento, la televisora que preside es una empresa "de clase mundial", pues asegura, "ha evolucionado y no hay comparación entre lo que era Imevisión y lo que hoy es Azteca".

Azteca, otrora Televisión Azteca, nació en agosto de 1993 tras la compra de la señal por 643 millones de dólares. Fue una alternativa para la televisión mexicana y en poco tiempo cautivó a un numeroso público que para entonces tenía pocas opciones de entretenimiento en la pantalla chica.

"Cuando Azteca nació todo estaba por hacerse, las señales del 13 y 7 contaban con cero participación de audiencia y nula mención en el mercado", explicó en el marco de la celebración por el 20 aniversario.

Lo primero por mejorar fue la imagen, después la tecnología para que esa imagen llegara a otras fronteras y, finalmente, producir los programas que se iban a transmitir.

"En 1993 la cobertura de la señal era deficiente, no cubría ni siquiera 20 por ciento de la población y no había calidad. Las instalaciones no eran propias de una televisora, había basura en los almacenes y el mobiliario estaba inservible.

"Hoy, Azteca es una empresa de clase mundial que compite en los mercados internacionales y tiene cobertura en Estados Unidos, Guatemala, Honduras y en materia de producción nuestros estudios de televisión no le piden nada a nadie", destacó el empresario.

Al inicio, la producción propia se presentaba cada semana durante casi 34 horas, después ascendió a un tiempo de 50 horas y en la actualidad se producen 240 horas de novelas y 400 horas de programas unitarios anuales.

Un año después de surgir como alternativa, también nació un nuevo espacio informativo: "Hechos", con el periodista Javier Alatorre al frente, quien impuso su propio estilo. Al siguiente año llegó el programa de denuncia "A quien corresponda", con el comunicador Jorge Garralda.

En 1996, Azteca inició con la producción de telenovelas: "Nada personal", "Al norte del corazón" y "Mirada de mujer", esta última rompió el estereotipo de los melodramas clásicos.

En los espectáculos, "Ventaneando" revolucionó con la periodista Pati Chapoy la forma de hablar y contar los sucesos del mundo de la farándula.

Azteca también posee el canal cultural Proyecto 40, así como la señal Azteca América, cadena hispana que inició operaciones en 2001 en Estados Unidos y hasta la fecha tiene afiliados locales en más de 70 ciudades, donde reside 91 por ciento de la población latina.

Sin embargo, lo conseguido hasta ahora, reflexionó Salinas Pliego, no ha sido fácil ante una competencia firme por acaparar los altos niveles de audiencia.

"El cambio ha sido brutal, pasamos de la microonda, al satélite, a la fibra óptica, de la mal llamada televisión estándar a la alta definición y fuimos los primeros en México en ofrecer la señal en 3D", resaltó.

Con todo esto, subrayó Salinas Pliego, también ganaron los anunciantes porque comenzaron a negociar y a buscar mejores opciones.

"También ganó la industria, ya que productores y talento artístico encontraron una plataforma poderosa para iniciar e impulsar sus carreras. Con Azteca, México también ganó al tener una voz nueva y contundente que fortaleció nuestra democracia".

Consideró que el factor más importante de su éxito ha sido la innovación tanto en la programación como en las ofertas para clientes, a la par de que sus contenidos transmiten valores fundamentales para la sociedad.

El canal Azteca 7, dirigido principalmente al adulto joven, a aquellas audiencias que están buscando una alternativa frente a las novelas, en los últimos años se ha distinguido por estrenar nuevos formatos en sus espacios, como el "reality" "La isla", las series "Drenaje profundo" y "La teniente".

Todas han sido un parteaguas para la televisora por ser producciones originales que penetraron en el mercado hispano de cable en Estados Unidos, América Latina, Europa, Asia y África.

Lo que eran los Estudios América se convirtieron por más de una década en Azteca Digital y actualmente son Azteca Novelas, donde hace dos años se inauguraron siete nuevos foros con un diseño arquitectónico único y tecnología de alta definición, considerados los más modernos y espectaculares de América Latina.

En 2011, la televisora renovó su imagen y dejó de llamarse TV Azteca para quedar sólo en Azteca, a fin de simplificar sus subdivisiones. En 2012 transmitió en exclusiva el Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar y rompió récords de audiencia con las transmisiones de Box Azteca y el Súper Tazón XLV.

Salinas Pliego aseguró que no obstante el éxito, Azteca no se conforma, pues aún le quedan otros 20 años por delante enfocándose a nuevos retos que plantea el cambio tecnológico.

"En el año 2043, Azteca será una empresa completamente distinta, pero seguirá ofreciendo la mejor televisión del mundo porque nos adaptamos a los cambios con una velocidad sorprendente", concluyó.