Califican a proceso de paz como "el hecho del año" en Colombia

El diálogo de paz entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC para acabar con 53 años de conflicto armado interno fue el hecho de mayor relevancia para este país sudamericano en 2013, coincidieron politólogos.

En entrevista con Notimex, los analistas León Valencia y Fernando Giraldo consideraron que los avances logrados por las partes en La Habana (Cuba) colocan al proceso de paz como lo más significativo para Colombia este año.

Según Valencia, el gobierno del presidente Juan Manuel Santos "no solo ha llegado lejos" en la agenda con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), sino que también "creó un ambiente favorable al diálogo en medio de una fuerte oposición".

El experto en temas de paz se refiere a la ofensiva que en 2013 mantuvo el ex presidente colombiano Álvaro Uribe Vélez (2002-2010) contra el proceso para inclinar la opinión pública a favor de una salida militar al conflicto armado interno.

El ex mandatario, quien aspira al Senado por el derechista Centro Democrático, fundamenta su oposición al proceso en que se dejará sin reparación a las víctimas y sin castigo los delitos que se atribuyen a las FARC.

Según las más recientes encuestas, más del 60 por ciento de los colombianos apoya las negociaciones de paz que se desarrollan en La Habana, aunque un amplio sector es pesimista frente a la posibilidad que se llegue a un acuerdo.

Desde que comenzaron hace un año las conversaciones, las partes han conseguido consensos en los temas sobre acceso a la tierra y la participación en política de quienes se desmovilicen, lo cual, según Valencia, es "histórico".

Aún quedan pendientes por discutirse las salidas al problema de las drogas ilícitas, reparación a las víctimas, fin del conflicto armado interno y mecanismos de refrendación de los eventuales acuerdos que se alcancen en la mesa de diálogo.

Giraldo coincidió que "el acontecimiento del año es el proceso de paz", no solo porque centró la atención del país sino porque también marcó la pauta para la campaña electoral, polarizada por "los defensores y opositores a una salida negociada".

"Santos no solo mantuvo las conversaciones, pese a la arremetida de quienes se oponen a ellas, sino que logró que nadie se quitara del escenario creado a favor de construir el camino para la paz", añadió el académico.

Los analistas consideraron que, pese a la lentitud con que avanzaron este año las negociaciones en La Habana, lo cual generó "pesimismo y tensiones", las partes consiguieron acuerdos importantes.

Convencido de estar frente a una "posibilidad real" de poner fin a 53 años de conflicto armado interno, Santos anunció en noviembre pasado su decisión de aspirar a la reelección en los comicios de mayo próximo con el tema de la paz como bandera.