Coinciden gruperos en que 2013 fue productivo en presentaciones

Exponentes de la música regional mexicana consolidados, así como nuevos talentos, califican al año que está por terminar, como positivo en cuanto al repunte de la popularidad y la apertura de lugares para conciertos.

En entrevista por separado, René Camacho, líder y fundador de La Arrolladora Banda El Limón; Alfonso Lizárraga, de Banda El Recodo; Fidel Rueda, Toño Lizarrága, ex de la Original Banda El Limón; Saúl "El Jaguar" Alarcón, Germán Montero, Carlos Sarabia y Los Ángeles Azules, exponen sus razones.

René Camacho reconoció que existen algunos lugares no muy aptos para llevar un "show", pero "aun así hemos logrado llevar diversión y esparcimiento a ese público amante de la música regional mexicana, sin ningún problema, pero sí con algunos sobresaltos".

Puntualizó que en el resto del país, los foros a cielo abierto se han incrementado en un ciento por ciento, respecto a los dos años anteriores.

Por su parte Alfonso Lizárraga, uno de los herederos de Banda El Recodo, destacó que la cultura popular de la música regional, es tan vasta como la misma historia y desarrollo de México.

"Tenemos una cultura musical que ha impactado al mundo entero y eso es una muestra de que la música grupera ha logrado llegar a latitudes insospechadas, países en los que nadie se pudiera imaginar hace unos años", añadió.

"En el caso específico del sonido de banda al igual que el mariachi, son ya sonidos que distinguen a México a nivel mundial, incluso en México no existe un estrato social que no escuche algún tema de estos géneros", aseguró.

Señaló que en 2013, el número de lugares para tocar se incrementó notablemente.

"Ante la falta de espacios cerrados, en casi todos los estados de la República, donde existen máximo dos o tres auditorios, o teatros del pueblo, los escenarios a cielo abierto son la opción, con aforos mínimo de 20 mil asistentes y concentraciones hasta de 60 mil almas", añadió el clarinetista de El Recodo.

En tanto, Fidel Rueda, ex integrante del grupo Los Buitres y quien promociona su más reciente material discográfico, "Todo gracias a ti", explicó que el principal sustento de la carrera de cualquier artista, son las presentaciones en vivo.

"La venta de discos ya no es la opción para darse a conocer o para promocionarse, porque los bailes han ocupado la principal actividad de consolidación y crecimiento económico de los exponentes de la música regional mexicana", dijo.

Comentó que para él no existen lugares prohibidos o difíciles para cantar. "De hecho, el 1 de enero de 2014 estaremos en Celaya, Guanajuato, hay una agenda intensa con el aumento de lugares para cantar, estos últimos siete años han sido constantes en contrataciones en sitios que ni yo mismo pensé visitar algún día".

En su oportunidad, el ex vocalista de La Original Banda El Limón de Salvador Lizárraga, destacó que en su experiencia, de 10 años a la fecha se han incrementado los foros abiertos, como estadios, explanadas, parajes, estacionamientos, palenques, teatros del pueblo y predios acondicionados para ofrecer espectáculos musicales.

"Yo estoy por lanzar en el primer bimestre del año próximo mi álbum debut como solista, acompañado de una banda de viento y ya tengo ofrecimientos para visitar espacios abiertos en el sureste del país", comentó.

Por su parte, Saúl "El Jaguar" Alarcón, quien tiene una trayectoria de casi 10 años en la escena musical, indicó que en el Distrito Federal, los foros para tocar se han incrementado.

"Tenemos no solamente la opción de tocar en foros como El Deportivo Batallón de San Patricio, de Álvaro Obregón, sino también en la explanada delegacional, además el Deportivo Xochimilco o el Deportivo Oceanía, incluso en Tláhuac hay más de cinco predios donde se hacen bailes, ello sin hablar de espacios cerrados como El Rayo, en la Ciudad de México.

Agregó que "para cualquiera que desee conquistar el país con su música, es obligado no sólo pisar el Auditorio Nacional, la Arena Ciudad de México y el Metropólitan, sino también lugares emblemáticos como el Zócalo".

Para Germán Montero visitar escenarios conocidos y consolidados es una meta de éxito, pero recorrer lugares lejanos y poco accesibles en el país es una forma de mantenerse y quedarse en el corazón de la gente.

"Nos damos cuenta cómo el público goza de sus artistas cuando visitan sus comunidades y en cambio los exponentes que sólo pisan las grandes ciudades por su fama son desconocidos para muchos en localidades poco frecuentadas".

Carlos Sarabia, quien está retomando el camino como solista, recordó cómo con Banda El Recodo llegaba gente de poblados lejanos sólo para escuchar su música en vivo, pero ahora las agrupaciones se desplazan a lugares recónditos en el país.

"Cuando tocábamos en algunas plazas como Monterrey, Guadalajara o Estado de México, había gente que hacía recorridos hasta de tres horas, sólo para bailar con El Recodo, creo que ahora la banda es la que se acerca a los poblados, tal y como lo hacíamos en Recoditos".

Por último, los máximos exponentes de la cumbia, Ángeles Azules, han logrado romper con las barreras no sólo generacionales, sino también de género musical, al conquistar escenarios exclusivos de la música pop o rock, como lo son el Palacio de los Deportes o el Plaza Condesa.

Para el líder y fundador de la agrupación surgida en la Delegación Iztapalapa, Elías Mejía Avante, esta oportunidad es gracias a que el consumo de música nada tiene que ver con estudios, posición social o religiosa.

"Hoy el mercado es más amplio en foros y espacios, pese a que la piratería física o digital continúa afectando los derechos de autor".