Continúa la exposición "Vincent Meessen: Mi última vida" en el MUAC

Las secuelas del imperialismo francés, el análisis de la figura de Roland Barthes, gran deconstructor de conceptos clásicos, y el papel que jugó en la construcción del pensamiento contemporáneo, son los aportes de la exposición "Vincent Meessen: Mi última vida. Una gramática africana a partir de Roland Barthes".

La muestra, que puede ser visitada hasta el 2 de febrero próximo en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC), en Ciudad Universitaria (CU), replica los métodos críticos del semiólogo y escritor francés Roland Barthes (1915-1980), para revertirlos sobre él mismo y extenderlos hacia una exploración del denso diagrama de relaciones entre literatura y colonialidad francesa.

El detonador de la exhibición, cuyo objetivo es invitar al espectador a repensar la genealogía del pensamiento contemporáneo, es la propia obra de Barthes y, en específico, su obra "Mitologías", texto en el que el francés analiza las estructuras de las ideologías modernas.

Además, Vincent Meessen elabora una reflexión en torno a los fenómenos políticos del colonialismo y el post-colonialismo.

En "Mitologías" destaca la imagen de un joven cadete africano saludando a la bandera francesa, lo que hace referencia a que los lectores eran adoctrinados en las supuestas virtudes del colonialismo tutelar sobre el continente negro.

En la sala 4 del espacio museístico se presenta, a manera de instalación, mobiliario de madera, documentos, plantas y un enorme cosmógrafo, todo ello, perteneciente a la serie "Corpus".

En otra más, se proyecta el "Vita Nova" (2009), en el que Meessen rastrea al joven Diouf Birante, en Burkina Faso, para constatar la superficialidad de la empresa colonial y repensar la obra de Barthes a la luz del hecho de que éste sólo alude muy oblicuamente: que su abuelo materno, Louis-Gustave Binger (1856-1936), fue el explorador que "reclamó" la llamada Costa de Marfil, para luego servir a la empresa colonial en diversas funciones.

Es de mencionar que las obras se Meessen están situadas en un cruce entre información e invención poética y que tienen un valor híbrido que se designa como "documentos de experiencia".

A través de películas, textos, intervenciones, fotografías, objetos y diagramas, Meessen ha desarrollado una poética de la relectura y la traducción, en la que el documento se transforma en experiencia y la experiencia en un vehículo de investigación.