2013: año para basquetbol mexicano, clasifica a dos Mundiales

Pocas fueron las oportunidades que el basquetbol mexicano tuvo para celebrar en el año que se despide, pues sólo hubo dos motivos para festejar, cuando la selección varonil ganó el Premundial de Venezuela, y la obtención del boleto por parte de la selección femenil Sub-16 para el Mundial Sub-17, que se llevará a cabo en Eslovaquia.

Lo hecho por las jóvenes jugadoras tricolores en el Premundial Sub-16 que se celebró en Cancún, Quintana Roo, es un hecho histórico, pues supuso la primera ocasión en la que un representativo femenil de basquetbol clasificaba a un campeonato mundial juvenil.

La quinteta mexicana se aseguró su sitio en el Mundial al ganar dos de sus tres juegos de la primera fase, al vencer a Puerto Rico por 67 a 59 y posteriormente doblegar a Venezuela por 60 a 56. Con estas victorias las chicas ya habían asegurado su primera participación en un Campeonato Mundial Sub-17.

No obstante, el gran pero es que tras estos dos ajustados triunfos, la quinteta juvenil mexicana sufrió tres duros reveses que de alguna manera empañaron su clasificación al Mundial, que del 28 de junio al 6 de julio se efectuará en Eslovaquia y que deja muchas dudas de qué tan competitiva podría ser la escuadra nacional.

Tras obtener su boleto, la escuadra mexicana cayó en el último juego de la fase preliminar contra Canadá por 89 a 40.

En su encuentro semifinal, las mexicanas fueron masacradas por la quinteta de Estados Unidos por 101 a 29, y cerró su actuación perdiendo el cotejo por la medalla de bronce ante Brasil por marcador de 70 puntos a 56.

Ahora sólo toca esperar para conocer a los oponentes del representativo mexicano en el Mundial de Eslovaquia, que en su tercera edición contará con la presencia de la quinteta tricolor, que aspira a tener una actuación decorosa.

Por lo que toca a la selección varonil que participó en el Mundial de Caracas, Venezuela, la escuadra dirigida por el entrenador español Sergio Valdeomillos sorprendió al conquistar el título de esta competición, con miras a lograr uno de los boletos disponibles para asistir al Campeonato Mundial en España.

Pero aun cuando lo hecho por la escuadra nacional fue loable, cabe recordar que fue por azares del destino que la quinteta tricolor pudo participar en el premundial venezolano tras su fracaso para clasificar de manera directa en 2012 al finalizar en el sexto sitio en el Centrobasket, FIBA América le quitó su sitio a Panamá para cederle ese espacio a México.

El conjunto nacional supo aprovechar la segunda oportunidad que le dieron y teniendo como líder al nayarita Gustavo Ayón, pudo romper con una sequía de 40 años de no estar en un Campeonato Mundial de Basquetbol.

Ayón tuvo una impresionante actuación al encestar 17.5 puntos por juego además de atrapar 9.2 rebotes lo que le hizo merecedor a ser elegido como el Jugador Más Valioso (MVP) de este certamen.

El cuadro mexicano tuvo posiblemente una de sus mejores actuaciones en este tipo de torneos, ya que en sus tres recientes apariciones en esta competencia continental México había logrado dos séptimos lugares y en una ocasión había finalizado en el último puesto.

Pero a pesar de que el cuadro nacional no partía como favorito para lograr una de las plazas disponibles, el conjunto tricolor mostró una gran cohesión, empaque y se caracterizó por ser un cuadro muy sólido a la defensiva lo que le abrió oportunidades de lograr puntos a la ofensiva.

En esta competencia, México terminó con marca de ocho partidos ganados a cambio de dos perdidos, siendo el partido de la final, ante Puerto Rico, quien le había infligido una de los dos reveses que sufrió en fases previas, el más dramático.

Los boricuas dos veces tuvieron la oportunidad de enviar el juego a tiempo extra o de ganarlo, pero para su mala fortuna en los segundos finales erraron sus tiros al aro.

Finalmente, habrá que esperar a que se desarrolle el sorteo para saber quiénes serán los rivales de México en el mundial hispano y cuál será la preparación que se le dé al equipo nacional para llegar en las mejores condiciones posibles a dicho certamen.