Fracasa China en rescate de buque ruso varado en la Antártida

Un rompehielos chino que se dirigía a liberar al barco ruso de investigación Akademik Shokalsky, el cual quedó varado en el hielo de la Antártida en Navidad con 74 personas a bordo, fracasó hoy en su misión debido al mal tiempo en la zona.

El capitán del barco ruso, Igor Kiselyov, informó en una llamada telefónica a la agencia informativa rusa Itar-Tass que el buque estatal chino Xue Long (Dragón de Nieve) quedó a unos 6.7 kilómetros de distancia del Akademik Shokalsky.

"No puede venir más cerca. Ahora estaremos a la espera de la llegada de los rompehielos australiano Aurora Australis. Es mucho más potente. Creo que va poder llegar hacia nosotros", indicó Kiselyov, tras expresar su esperanza de que el viento cambie y que su barco pueda ser rescatado.

"En caso de cambio de dirección del viento para el oeste, el noroeste o el suroeste, podremos tratar de salir por nuestra cuenta. Sin embargo, de acuerdo con la previsión del tiempo que tengo, tal cambio no se puede esperar en los próximos días", explicó.

La temperatura del agua de 2.0 grados y el viento del sureste de siete metros por segundo, hacen imposible que se puedan mover las gruesas capas de hielo que hay en la zona, parte del enorme iceberg "B09B", ubicado a 15 kilómetros de distancia.

El buque laboratorio Academic Shokalskiy, con 74 personas a bordo (22 tripulantes y 52 pasajeros), está atrapado desde el día de Navidad en las congeladas aguas de la Antártida, a unos dos mil kilómetros al sur de Tasmania, Australia.

El barco se encuentra en una misión de la Expedición Antártica de Australasia, que sigue la ruta que el explorador Douglas Mawson navegó hace un siglo y busca registrar los cambios ambientales que la región registra en la actualidad.

"La situación a bordo es normal. No hay pánico, no hay quejas. La tripulación siga haciendo su trabajo", detalló el capital sobre la situación a bordo de su barco.

Kiselyov dijo que los científicos continúan con sus investigaciones, taladran el hielo, toman muestras de agua, mantiene reuniones informativas y organizan sus conferencias, además de que pasan el tiempo viendo películas.

Un portavoz de la Autoridad Australiana de Seguridad Marítima, responsable de la coordinación del rescate, confirmó a Itar-Tass que se espera que el rompehielos australiano llegue a la nave rusa atrapada mañana domingo por la noche.