Emitirán en 2014 programa para proteger flora y fauna en Q.Roo

El gobierno de Quintana Roo, en coordinación con autoridades federales, emitirá en 2014 el Programa de Manejo del Área de Protección de Flora y Fauna Yum Balam, ubicada en el municipio de Lázaro Cárdenas.

El delegado de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Raúl González Castilla, afirmó que esta zona protegida es un área importante para más de 30 especies de aves terrestres que migran por la ruta transgolfo.

Agregó que cruzan el océano desde el sur de Estados Unidos hasta el norte de la península de Yucatán, que es el primer sitio de descanso en tierra firme al que llegan.

Asimismo, destacó que el Área de Protección de Flora y Fauna de Yum Balam cuenta con humedales, selva mediana, sabana y especies marinas y terrestres consideradas como amenazadas o en peligro de extinción, por lo que urge contar con un esquema de ordenamiento.

En ese sentido, mencionó que hace un mes se firmó un Convenio de Coordinación para el Programa de Manejo entre el gobierno del estado, autoridades de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), Semarnat y el municipio de Lázaro Cárdenas.

Por lo cual, añadió González Castilla, se avanza en la conformación del respectivo documento que sea rector en el aprovechamiento sustentable de la zona, acorde al eje Verde del Plan Quintana Roo 2011-2016.

Precisó que el Área de Protección de Flora y Fauna Yum Balam, en el límite sur, se localiza aproximadamente a 20 kilómetros al noroeste de Kantunilkín, abarca la franja costera de la porción continental del municipio de Lázaro Cárdenas, Laguna de Yalahau y la Isla de Holbox.

El límite Norte se encuentra en el mar (canal de Yucatán), 18 kilómetros aproximadamente al norte de la Isla Holbox. El límite Este concuerda con la zona continental y la isla de Holbox en el municipio de Lázaro Cárdenas, con una superficie total de poco más de 154 mil hectáreas.

El uso del suelo en el área protegida está enfocado a la pesca, agricultura tradicional, extracción de madera, cacería, apicultura y en menor grado la ganadería.

Indicó que en términos generales, los recursos naturales en el área protegida están bien conservados y los habitantes están interesados en proteger la zona.

Sin embargo, advirtió que existen amenazas como quemas incontroladas en las selvas, cacería furtiva, explotación forestal incontrolada, proyectos futuros de acuacultura extensiva, ganadería, planes para el desarrollo de megaproyectos de fomento turístico, pesca incontrolada y presión urbana, entre otros.

El funcionario federal resaltó que en el mapa de humedales de México -elaborado por Conservación Internacional en noviembre de 1992- se señala como humedal prioritario.