Migrantes resienten "pleito" entre Nicaragua y Costa Rica

Aunque la nicaragüense Karla Gutiérrez alcanzó el sueño de establecerse económica y socialmente en Costa Rica, resiente el "pleito" permanente entre su país y la nación que la acogió, algo que, dijo, atiza la "nicafobia" en los costarricenses.

Gutiérrez había llegado desde tempranas horas al nuevo consulado de Costa Rica en Managua, reabierto a principios de diciembre después de cuatro meses de cierre temporal.

Una interminable fila de solicitantes de visa de ingreso al país del sur centroamericano se observa a diario en el consulado, reabierto en un centro comercial de la ciudad tras un conflicto vecinal que ocasionó el cierre de las oficinas durante cuatro meses.

El conflicto limítrofe por un área de 2.5 kilómetros cuadrados en la desembocadura del río San Juan, en el extremo sureste del país, ha sido una permanente fuente de tensiones desde 2010.

Sin embargo, no desamina a los nicaragüenses a mirar hacia el sur "para buscar una mejor vida".

Después de 15 años de residir en Costa Rica, Gutiérrez pidió cautela y prudencia al presidente Daniel Ortega, para manejar el diferendo limítrofe sin perjudicar a miles de migrantes.

"Las peleas que tiene Costa Rica y Nicaragua no nos está favoreciendo en nada, hay ´nicafobia´ porque hay muchos ticos (costarricenses) que no toleran a los nicaragüenses y escucha comentarios en los buses, en la calle", dijo a Notimex la mujer de unos 40 años.

Lamentó que haya "nicas que la pasan muy mal, tiene que pagar un cuartucho en 100 dólares y están muy mal" por bajos salarios e inestabilidad laboral por su condición de ilegales.

Jorge Hernández, de aspecto campesino, con botas y sombrero, declaró a Notimex: "vamos a buscar trabajo, mejor vida".

Hernández junto a un compañero hacían fila para solicitar el sello de ingreso para la búsqueda de sus sueños.

Una joven pareja procedente del departamento de Matagalpa, en el norte, había avanzado en sus trámites para legalizar su estatus migratorio. José Ramos dijo a Notimex que ya tenía sus documentos en Migración en San José y solo faltaba llevar a su esposa.

Unos 800 mil nicaragüenses residen en el exterior, principalmente en Estados Unidos y Costa Rica, representan entre el 10 y 13 por ciento de la población nacional, según los datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Unos 287 mil nicaragüenses han legalizado su estatus migratorio en Costa Rica, según el censo en ese país en 2011.

Entre 2005 y 2010, unos 200 mil nacionales se fueron al extranjero, en un ritmo de unas 40 mil salidas al año.

En este año, las remesas familiares ascenderán a mil 100 millones de dólares, de acuerdo con los estimados del Banco Central de Nicaragua.

Las remesas familiares han contribuido sustantivamente en la reducción de la pobreza porque se destinan a educación, alimentos, salud y vivienda, según el estudio.

Karla Gutiérrez, originaria de una comunidad rural llamada Los Velásquez en el municipio de San Rafael del Sur (Managua), sugirió al gobierno "mejorar las relaciones con sus vecinos".

A los nicaragüenses "no es que nos fascine, nos encante" emigrar, sino que ocurre por la falta de empleo y oportunidades en esta nación, afirmó.

Durante la primera semana de reapertura, el consulado de Costa Rica atendió una tres mil solicitantes de visas, según fuentes diplomáticas.