Niega presidente de El Salvador fracaso en tregua de pandillas

El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, dijo hoy que la tregua pactada entre las pandillas en marzo de 2012 no se ha roto como lo perciben algunos sectores, sino más bien enfrenta dificultades para su operatividad.

"El problema entre las pandillas es que no han logrado el control de territorios como habían prometido en la tregua (por lo que) están comenzando a asesinar a policías y a militares", señaló el mandatario a periodistas tras inaugurar la remodelación de Especialidades del Hospital Nacional Rosales de esta capital.

Recordó que la tregua logró romper las cadenas de venganzas entre los pandilleros y por ende sus asesinatos, pero también suspendió los homicidios de agentes policiales, militares, empresarios de autobuses y de la población en general.

Según informes de inteligencia del Ministerio de Seguridad Pública y de la Policía Nacional Civil (PNC), lo que ha pasado es que algunos pandilleros han hecho caso omiso a esa promesa y han iniciado ataques contra las fuerzas policiales, indicó Funes.

Este inconveniente podría superarse en la medida que los mediadores de la tregua, el obispo Fabio Colindres y el exguerrillero Raúl Mijango, se reúnan con los jefes de las maras que están encarcelados.

Para el gobernante, la tregua no está rota, porque al 22 de diciembre de 2013, El Salvador ha tenido un promedio de 6.9 homicidios diarios, mientras que al primer año de la tregua se contabilizaron 7.1 asesinatos por día.

Recordó que el nivel de homicidios antes que iniciara la tregua fue de 14 a 17 diarios.

Insistió que la tregua de pandillas ha permitido impulsar un ambiente más efectivo para las políticas de prevención para controlar la violencia.

Manifestó que el gobierno carece de informes en el sentido que las pandillas vayan a boicotear las elecciones presidenciales del 2 de febrero próximo.