Se cumplen tres años de la muerte de Zeferino Nandayapa

Dedicado a investigar, preservar y difundir la historia, los orígenes y el desarrollo del instrumento musical que representa a Chiapas, el Museo de la Marimba -ubicado en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas- rinde homenaje a Zeferino Nandayapa, de quien mañana se conmemorará su tercer aniversario luctuoso.

Además de una sala lúdica, un taller de formación, una fonoteca y una sala audiovisual, la sala dedicada a Nandayapa da cuenta de la vida y obra de quien es reconocido como el máximo exponente de la música de marimba en el país, de acuerdo con información difundida por el gobierno de Chiapas.

Gracias a su labor en la difusión de la música de marimba, Nandayapa, quien nació el 26 de agosto de 1931 en Chiapa de Corzo, Chiapas, fue reconocido con la creación de un festival que lleva su nombre, la develación de un busto ubicado cerca del lugar donde nació y un espacio en el Jardín de los Chiapanecos Ilustres.

A temprana edad mostró habilidad para tocar la marimba. De joven formó una agrupación llamada "Los Muchachitos", pero el proyecto no prosperó debido a que se mudó a la Ciudad de México para estudiar en el Conservatorio Nacional de Música.

Ahí estudió la carrera de piano con la maestra María García Genda, pero al no tener piano, preparó sus lecciones con la marimba, aseguran sus biógrafos.

El talento que mostró le valió ser invitado a tocar con la Orquesta Sinfónica de México, bajo la dirección de Carlos Chávez (1899-1978).

En 1956 fundó la Marimba Nandayapa, agrupación chiapaneca que se ha presentado en diversos festivales nacionales e internacionales con gran aceptación entre el público, cita su perfil publicado por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta).

Tiempo después, en 1977, formó el grupo Hermanos Nandayapa, al que se incorporaron sus hijos Óscar, Norberto y Mario, y unos años después Javier, el menor.

El grupo participó en la quinta edición del Festival Internacional de Marimbistas y ha sido el único de su tipo que ha ofrecido conciertos en el Carnegie Hall de Nueva York.

A lo largo de su trayectoria, el Premio Nacional de Ciencias y Artes 1996, quien murió el 28 de diciembre de 2010, compuso varias piezas para orquesta sinfónica y marimba, entre ellas "Chiapas", que fue interpretada por la Orquesta Sinfónica de Jalapa, dirigida por José Areán.

Además de "Fantasía profana", de tres movimientos: el primero de jazz bossa nova; el segundo, una balada lenta (se llama Fidelidad), y el tercero, la samba Soctón Nandalumí, nombre original de Chiapa de Corzo.