Engalanaron novedosas propuestas foros del Centro Cultural del Bosque

Propuestas escénicas de diversos géneros, dirigidas a diferentes públicos, engalanaron los escenarios del Centro Cultural del Bosque (CCB), durante el segundo semestre de este año.

El recinto presentó piezas como "Los niños sacrificados", obra de Françoise Thyrion, en la que los personajes abordaron el abuso y el maltrato infantil, así como "Umbilical", escrita y dirigida por Richard Viqueira, acerca de los lazos que unen a los seres humanos, en la Sala CCB.

Al Teatro El Galeón llegaron los montajes "Coquus", un encuentro con lo bello y lo erótico de la vida, y "Se rompen las olas", un unipersonal acerca de la desazón de una infancia en soledad y las dudas que enfrenta en su edad adulta ante un pasado indefinido.

En ese espacio también se montó "La tragedia de Macbeth", obra en la que Daniel Giménez Cacho y Laura Almela interpretaron a todos los personajes en un reto enfocado a obtener una "experiencia teatral nueva", refirió el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), en un comunicado.

De igual forma, se escenificó la obra "Generación nini", a cargo de la compañía La Trinchera Teatro, con sede en Reynosa, Tamaulipas, para abordar la problemática que viven poco más de siete millones de jóvenes entre 15 y 30 años que no estudian ni trabajan.

El foro albergó también la puesta en escena "Sueño de una noche de verano", de la compañía La Rendija, con una propuesta basada en juegos visuales que desarrollan ambigüedad y ocultamiento, imágenes simultáneas que se multiplican y provocan la sensación de un sueño.

En el Teatro El Granero, el público disfrutó la obra "Invitación al silencio", de Lydia Margules, una pieza a manera de collage con una selección de textos eróticos de las novelas "El hombre sentado en el pasillo", "El hombre atlántico" y "El mal de la muerte", de la escritora francesa Marguerite Duras.

La pieza teatral "Ombligos brillantes", que narra la aventura que vivió de niña al descubrir la magia en su cuerpo, fue presentada en el mismo espacio como parte del Primer Festival Luces de Invierno, así como "Dostoyevski: El demonio y el idiota", bajo la dirección de Alberto Lomnitz.

La Sala Xavier Villaurrutia acogió las obras "Un tutú muy apretado", monólogo donde la actriz Sofía Olmos se refirió a la autoestima; "La navaja en el espejo", dirigida por Guillermo Heras, y "La mujer que mató a los peces", que planteó la relación con la naturaleza y los derechos de los animales.

Escrita por Adriana Pelusi de Icaza, el montaje "Vacas" llegó al Teatro Julio Castillo, como parte de la octava edición del Festival Otras Latitudes que reúne a grupos provenientes de varias partes del país, en este caso de Monterrey, Nuevo León.

"Murmurs" fue otra de las obras multidisciplinarias que recibió ese foro, al igual que "La ciudad y los perros", sobre la historia de un grupo de jóvenes del Colegio Militar Leoncio Prado, con la cual Mario Vargas Llosa critica la vida castrense.

Finalmente, la obra "Verdades como puños", donde los jóvenes actores hablan de su visión extraviada del país a partir de leyendas urbanas y experiencias personales, se presentó en el estacionamiento del Teatro Julio Castillo.