A los 15 años, acapulqueña hace realidad su sueño en el futbol

Un sueño hecho realidad es lo que vive en la actualidad Belén de Jesús Cruz Arzate, ser la primera acapulqueña en la selección Sub 17 femenil de futbol, con la que disputará la Copa del Mundo de la especialidad.

Este 2013 cumplió un año con la selección mexicana femenil, un logro que comenzó a trabajar desde los cuatro años de edad, cuando se salía a la calle a jugar con sus vecinos, quienes en su mayoría le doblaban la edad.

Hoy, con 15 años cumplidos, se da cuenta que es un deporte de mucha competencia, la cual le ha permitido forjarse una disciplina incansable para entrenar y combinar los estudios cuando se encuentra en Acapulco.

Hija de profesores, hermana de tres mujeres y un varón, relató que desde niña le llamaban la atención los balones, "al tocarlo, no lo dejaba de patear".

Aunque al principio su papá se rehusó a apoyarla, ahora se ha vuelto junto con toda su familia en su fiel seguidor; actualmente entrena con el equipo "Tigres Acapulco".

Durante la entrevista en su casa, Belén no paraba de sonreír cuando respondía cómo ha ido evolucionando en el balompié; con brackets, morena, ojos oscuros, delgada y piernas fuertes, pretende convertirse en una futbolista profesional para viajar jugando por todo el mundo.

La quinceañera futbolista y orgullo de sus profesores y compañeros de la escuela secundaria "Caritino Maldonado Pérez", explicó que tiene una calendarización de los partidos, además que la recomendación constante es mantenerse activa, acudir al gimnasio, correr y jugar en la playa, así como alimentarse sanamente.

A las menores deportistas les envió un mensaje de aliento: "hay muchas oportunidades, pero siempre hay que aprovechar la primera que es donde tienes que dar con todo y seguir preparándote si es el deporte que de verdad les gusta".

El profesor Leonardo Cuéllar, timonel del Tri femenil, fue quien se fijó en ella hace años, durante un partido en donde metió tres goles, "esa vez solo me felicitó y me dijo que continuara entrenando, que más adelante habría oportunidades para mí.

"Tiempo después me localizaron y fui a una visoría en el Distrito Federal de 300 chavas, yo me quedé y me alcancé a quedar en la primera concentración, ahora llevo seis", recordó.

Muy emocionada, contó que disputará la Copa del Mundo Sub 17 Costa Rica 2014, el cual se realizará del 15 de marzo al 4 de abril, pero antes, el 4 de enero, tiene que concentrarse en el Estado de México para recibir entrenamiento.

"Se extraña la familia, sobre todo cuando se está mucho tiempo lejos, para mí es importante, pero cuando estás en el futbol te debes concentrar en ello".

Pidió apoyo, becas y motivación al gobierno, "estamos representando al estado de Guerrero, se requiere más apoyo para los traslados, hay veces que sí pagan, pero no siempre".

Sus padres Héctor Cruz Dorantes y María del Pilar Arzate Silva, ambos profesores, se dijeron orgullosos de la pequeña Belén de Jesús, a quien miran realizarse como deportista.

Don Héctor externó que en un principio se oponía a que su hija le gustara un deporte tan rudo y para hombres, pero "la niña nos insistió y le buscamos la escuela para que siguiera entrenando, en la actualidad a su corta edad es muy profesional, el apoyo que nosotros como padres le damos es fundamental".

La describió como una niña muy responsable, dedicada tanto en la escuela como el deporte, y como hija, dijo, la tratan igual que a todos sus hermanos.

Pilar Arzate, madre de Belén, la más pequeña de sus hijos, rememoró que desde que la niña estaba en la panza no dejaba de moverse.

"Cuando ella empezó a jugar fue a los 4 años, con los muchachos de la calle, los mecánicos, le gritaban y le decían 'Belén, sácate el balón', era la pirinola, de ahí ellos la impulsaron y apoyaron en el deporte".

"A los seis años ella me dijo '¿mami, por qué no me buscas una escuela?', yo empecé a preguntar, pero todas eran para niños, la inscribimos a una escuela de hombres, el profesor me decía que no la presionara, yo no lo hacía, ella me presionaba, tenía ganas de aprender y se quedó durante seis años, era la única niña".

Finalmente, recomendó a las mamás que tienen hijas con ganas de ser deportistas apoyarlas, no dejarlas e impulsarlas.

"Todos aquí sufrimos cuando no está, recién se fue a Jamaica, mientras ella jugaba nosotros la seguíamos en la televisión llorando y cuando metió el gol gritábamos de emoción, después de un mes, ya lo que queríamos era que llegara", concluyó.