Urge diputada panista vacunas contra cáncer cérvicouterino

En México, cada año se diagnostican casi 10 mil casos de cáncer cérvicouterino, causado por el Virus del Papiloma Humano (VPH), afirmó la diputada panista María Concepción Ramírez Diez Gutiérrez, por lo que propuso reformas para hacer obligatoria la vacuna contra este padecimiento.

Explicó que el VPH representa una de las infecciones de transmisión sexual más comunes y abundó que la vacuna protege al producir anticuerpos que impiden la contaminación y, por consecuencia, la formación de cambios en las células cervicales que pueden resultar en cáncer.

Por ello, la legisladora impulsa una iniciativa para reformar la Ley General de Salud con el objetivo de que las vacunas contra las infecciones por VPH sean obligatorias en los términos que fije la Secretaría de Salud.

La mayoría de las personas sexualmente activas podría contraer el VPH en algún momento de su vida y ni siquiera lo sabrá. La infección por este virus es más frecuente al final de la adolescencia y a comienzos de los 20 años, señaló la diputada.

Detalló que el VPH, por lo general, se pasa de una persona a otra por medio del contacto sexual y, en general, aparece sin síntomas y desaparece sin ningún tratamiento en el transcurso de unos pocos años o algunas veces permanece por más tiempo, causando o no anomalías celulares que se puedan detectar.

El virus también se diagnostica con la presencia de verrugas en el área genital del hombre y de la mujer, las cuales no son mortales, pero sí pueden causar estrés emocional y su tratamiento puede ser muy incómodo, dijo.

Ramírez Diez Gutiérrez resaltó que "la vacunación generalizada tiene el potencial de reducir hasta en dos terceras partes el número de muertes por cáncer de cuello uterino en el mundo, si todas las mujeres se vacunaran y si la protección resulta ser de largo plazo".

Aclaró que aunque las vacunas pueden impedir la infección, no ayudan a eliminar las que ya estén presentes; "son altamente efectivas para impedir la infección hasta por cuatro años después de aplicarla en mujeres no infectadas".

Destacó que el costo del tratamiento completo es muy variable, va desde mil 500 a 25 mil pesos; "tan solo una dosis tiene un precio de mil 290 pesos, aproximadamente".

Además, agregó, las vacunas pueden disminuir la necesidad de atención médica, de biopsias y de procedimientos agresivos asociados con secuelas de pruebas anormales de Papanicolaou, lo que ayudará a reducir los costos médicos y la ansiedad relacionada con las pruebas y los procedimientos de seguimiento.

Por ello, propuso reformar los artículos 134 y 144 de la Ley General de Salud para que la secretaría federal del ramo y los gobiernos de los estados apliquen campañas de información y difusión, prevención, diagnóstico y atención oportuna para el control de infecciones del VPH.