Renuncian dos ministros turcos por escándalo de corrupción

Los ministros turcos del Interior, Muammer Güler, y de Economía, Zafer Caglayan, cuyos hijos están involucrado en un caso corrupción que sacude al gobierno de Turquía, presentaron su dimisión.

El anuncio se produjo horas después de Caglayan regresó de un viaje a Pakistán, donde acompañó al primer ministro Recep Tayyip Erdogan, reportó el diario turco Hürriyet Daily News.

Tanto el hijo de Muammer Güler, como el de Caglayan están en prisión junto con otra veintena de altos funcionarios, empresarios y banqueros, acusados de fraude y corrupción.

"Está claro que la operación, que fue lanzada el 17 de diciembre es un sucio (juego) en contra de nuestro gobierno, nuestro partido y nuestro país", señaló Caglayan en una declaración escrita.

Por su parte Güler en un comunicado explicó que presentó su renuncia de manera verbal al primer ministro el mismo día de la detención de su hijo, el 17 de diciembre, y precisó que este miércoles a formalizaba por escrito.

A su vez la oposición llamó a que el primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, también presente su dimisión.

De acuerdo a las investigaciones, en la más grande operación de sobornos descubierta, más de 80 funcionarios de alto rango y conocidos empresarios, fueron detenidos en Estambul, la ciudad más grande del país, y en la capital, Ankara.

Erdogan tachó a la investigación de "odiosa operación" con vínculos internacionales, cuyo objetivo es perjudicar la economía emergente de Turquía.

Unos 70 policías, muchos de ellos de alto rango, como el jefe de la fuerza en Estambul, han sido despedidos o trasladados a diferentes puestos.

La fuerza especial de la policía realiza tres indagaciones que apuntan a supuestas prácticas corruptas en licitaciones públicas, lavado de dinero y contrabando de oro hacia Irán.

La crisis, que se ha convertido en el desafío más serio para Erdogan en sus 11 años como líder de esa nación, alimentó las preocupaciones de una lucha de poder entre el gobierno y el clérigo islamista radicado en Estados Unidos, Fethullah Gülen.

El líder religioso, exaliado del primer ministro, tiene una amplia base de apoyo en la policía y el sistema judicial.