Difunden con documental ritual de mayas macehuales

Por medio de testimonios de músicos mayas macehuales de Quintana Roo, el documental "La música de la guerra y de los dioses: La Maya Pax" aborda el género musical que evoca la guerra y plegarias religiosas, mediante la ejecución del ritual homónimo.

De acuerdo con información del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el ritual "La Maya Pax" surgió durante la llamada Guerra de Castas, la cual tuvo lugar en la segunda mitad del siglo XIX.

Como resultado de la guerra, con una duración aproximada de 50 años, los mayas perdieron una gran parte de su población, fue entonces cuando se comenzó el culto a la Santa Cruz, como una forma de sentirse protegidos y pedir que la Cruz Parlante les guiara en su lucha.

La realizadora del proyecto fue Meztli Suárez Macliberty, quien contó con la colaboración de la investigadora Karina Rivero; el guión fue realizado por Margarito Molina Rendón.

Este material fue presentado en la Ciudad de México en el Museo Nacional de Antropología con la presencia de los realizadores ya mencionados.

Para Meztli Suárez, "la importancia del documental fue haber registrado el ritual llamado ´La maya pax´ y sobre todo poder mostrárselos a las comunidades que lo practican, para que a través de la revaloración de su propia cultura, sean ellos los que decidan cómo lo van a mantener".

Este patrimonio cultural intangible se transmite de padres a hijos y, debido a que ha crecido la migración de los jóvenes hacia lugares turísticos como Cancún, de los 44 grupos que en 1997 resguardaban este género musical, para 2013 se registraron sólo 14.

Es en los municipios de Chumpón, Felipe Carrillo Puerto, Tixcacal Guardia y Tulum donde se encuentran los santuarios mayas en los que se toca la maya pax, la cual para su ejecución requiere un violín, un tambor redoblante y un bombo de doble parche.

La filmación de este documental tardó 14 meses y fue realizado en los municipios de Yaxdey, Señor, Mixtequilla, X-pichil, Filomeno Mata, San Francisco Aké, Kopchen, Tixcacal Guardia, Tulum, Cancún, Felipe Carrillo Puerto y Mérida.

Este proyecto contó con recursos proporcionados por el Programa Cultural Maya del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, en colaboración con el gobierno de Quintana Roo.

Participó también el INAH, institución que facilitó las grabaciones en las zonas arqueológicas de Xcabal, en Bacalar, y El Rey, en Cancún.