Rinden acordeoneros segundo homenaje a Diomedes Díaz en Colombia

Por segundo día consecutivo, cientos de seguidores del fallecido cantante colombiano Diomedes Díaz se congregaron en la Plaza Alfonso López de la ciudad de Valledupar para despedir al ídolo del género vallenato.

El cantante, cuyo féretro permanece en cámara ardiente desde el lunes pasado en la tarima "Francisco El Hombre", es objeto de homenajes por parte de acordeoneros que han llegado a esa localidad para dar el último adiós al intérprete popular.

Las bocinas de los automóviles que recorren Valledupar, la cuna mundial de ese género musical, hacen eco de las canciones que le dieron gloria a uno de los grandes del vallenato en Colombia, a quien un infarto le quitó la vida el domingo anterior.

El llamado "Cacique de La Junta" será sepultado este miércoles en medio del reconocimiento de amigos, empresarios, funcionarios del gobierno, cantantes y sus fans, que desde la víspera hacen largas filas para despedir al artista.

"Mi papá lo dio todo, inclusive su vida, por amor, por ser un buen ser humano. Y eso es lo que nos deja de enseñanza, su humildad, su nobleza, su capacidad de amar y de dejarse amar", dijo a periodistas Rafael Santos, hijo de Diomedes.

Los cordones de seguridad han sido insuficientes para contener a las cientos de personas que aguardan un turno para ver el féretro de quien por más de dos décadas alegró la vida de millones de colombianos con sus canciones.

Las emisoras y canales de televisión han rendido tributo al grande del vallenato desde el pasado domingo, cuando se informó de manera oficial desde Valledupar, ciudad del norte de Colombia, sobre su muerte mientras descansaba en su casa.

Como se esperaba, las ventas de sus discos se dispararon en las últimas 48 horas en las diferentes ciudades colombianas, mientras su imagen estampada en camisetas y afiches les ha traído a los comerciantes un repunte en sus ingresos.

Silvestre Dangond, uno de los grandes exponentes de ese género musical de tradición en la costa norte colombiana, viajó el domingo de Miami a Valledupar para velar el cuerpo de su amigo y gran inspirador, a quien describió como "el maestro y poeta".