Priva sensación de impunidad por juicios a De la Rúa y Menem

Los múltiples juicios por corrupción en contra de los ex presidentes argentinos Fernando de la Rúa y Carlos Menem dejaron una sensación de impunidad en el país, ya que ninguno pisará la cárcel.

La víspera, De la Rúa limpió por completo su abultado expediente judicial luego de que un tribunal dictara su absolución en el juicio que se inició en su contra y en el que estaba acusado de haber ordenado el pago de sobornos por cinco millones de dólares.

Con este fallo, el ex mandatario puso fin a la cadena de procesos en los que fue involucrado desde que renunció al cargo en diciembre de 2001, obligado por una de las crisis sociales, políticas y económicas más graves de la historia argentina.

En los últimos años, De la Rúa ya había sido exonerado en la causa judicial en la que se lo acusaba de fraude al Estado por el "megacanje" que aprobó en 2001 y que sólo logró incrementar la deuda externa del país de 80 mil a 120 mil millones de dólares.

También fue acusado por "administración fraudulenta" por 30 millones de dólares, ya que en 2001 avaló que el gobierno pagara esa cifra, de manera ilegal, a la empresa privatizada Correo Argentino, pese a que la misma mantenía una abultada deuda con el Estado.

Otra de las causas en las que De la Rúa quedó exonerado fue por la muerte de cinco manifestantes ocurrida en Buenos Aires durante las protestas del 19 y 20 de diciembre de 2001.

Pese a que el ex presidente ya quedó libre de cargos, pesa sobre él la condena social y la sensación de impunidad, algo parecido a lo que ocurre con Menem.

El pasado 7 de junio, Menem se convirtió en el primer ex presidente democrático de Argentina que es condenado por la justicia, ya que un tribunal dictó una pena de siete años de prisión en su contra por participar en un millonario contrabando de armas.

Pese al veredicto, Menem no está en la cárcel gracias que impugnó el fallo ante la Corte Suprema de Justicia, la cual tendrá que validar, o no, la pena impuesta en los próximos meses.

En septiembre pasado, el ex presidente recibió una buena noticia, ya que fue absuelto en el juicio que se le seguía por haber ocultado millonarias cuentas bancarias en Suiza y otros bienes, ya que la justicia consideró que el delito había prescrito.