Reciben venezolanos fiestas navideñas agobiados por la escasez

Con un desabastecimiento de diversos productos de primera necesidad, los venezolanos se preparan para pasar la Nochebuena y recibir la Navidad en una austeridad contrastante con los lujosos festejos de años atrás.

"Los venezolanos celebramos las navidades rodeados de nuestros seres queridos y de buen ánimo, pero sin olvidar los problemas de inflación y escasez que afectan al país", señalaron varios entrevistados por Notimex.

La escasez de bienes de primera necesidad viene afectando a los venezolanos desde que se impuso un control de cambios y precios en 2003, pero este año el desabastecimiento ha escalado hasta el 20 por ciento, según datos del Banco Central de Venezuela (BCV).

"Yo he estado dando vueltas para ver si le consigo harina o aceite a mi familia, pero no hay nada", aseguró María Velásquez, una mujer de 26 años nativa del andino estado Mérida, que trabaja como niñera para una familia en Caracas.

Velásquez señaló que la escasez está afectando a Caracas de manera similar al interior venezolano, algo que contrasta con lo sucedido en años anteriores, cuando la capital parecía inmune o al menos más resistente a los problemas de escasez.

Sin embargo, Eloisa Rodríguez afirmó que el occidental estado Táchira, fronterizo con Colombia, tiene problemas mucho peores de escasez debido al "contrabando de extracción" de productos que van al país vecino.

El "contrabando de extracción" consiste en comprar alimentos en las zonas fronterizas de Venezuela, donde son fuertemente subsidiados, y contrabandearlos hasta Colombia.

"Los colombianos nos están raspando", se quejó con visible frustración Rodríguez, quien es caraqueña pero vive desde hace varios años en Táchira tras haberse casado con un hombre de dicho estado.

La escasez también ha dado paso a las compras limitadas o las filas de espera para pagar, que generan desesperación en los caraqueños.

Las filas de espera y la limitación de compra de productos se han vuelto algo normal para muchos venezolanos, por lo que hacer las compras navideñas sorprende a pocos, aunque esta "normalidad" se traduce a veces en irritabilidad y frustración en muchos de ellos.