Pachuca vive un año para el olvido en el 2013

Pachuca dejó claro en 2013 que ya no es ese equipo que antes cosechaba éxito tras éxito, ahora vive una realidad muy diferente, con los Torneos Clausura y Apertura 2013 lejos de ser protagonista y sin invitación a la liguilla.

Desde la salida de Enrique Meza, este equipo no ha encontrado un técnico que los lleve a las mismas alturas, porque más allá de esporádicas buenas temporadas con Efraín Flores, no han pasado de los cuartos de final.

Muestra de esta problemática fue el 2013, en el que comenzaron en el banquillo con Gabriel Caballero, quien recibió todo el respaldo de su directiva, que le armó un plantel muy interesante con la llegada de elementos como Angel Reyna, los argentinos Fernando Cavenaghi y Daniel Ludueña y el ecuatoriano Cristian Suárez.

Pese a la riqueza del plantel, el paso del equipo fue irregular, con cuatro victorias en las primeras siete jornadas, pero la recta final fue desastrosa, con seis juegos sin ganar, con cinco derrotas y solo un empate, para acumular 20 puntos que los marginaron de la fase final.

En el Apertura 2013 Caballero se mantuvo en el cargo, con un plantel que sufrió muchas modificaciones, con la salida de 15 jugadores, la más importante la de Héctor Herrera, quien emigró al futbol de Europa. A cambio llegaron 12 elementos, entre los más destacados el ecuatoriano Walter Ayoví y el colombiano Duvier Riascos.

La historia fue casi la misma, un comienzo irregular, con dos triunfos en los primeros ocho juegos, tres empates y tres derrotas, lo que le costó el puesto a Caballero, quien fue sustituido por un viejo conocido y último técnico que convirtió en ganador a este cuadro: Enrique Meza.

Las cosas, sin embargo, no fueron sencillas para el "Ojitos", quien de nueve partidos que dirigió solo ganó uno, por cinco empates y tres "descalabros", para finalizar en el sitio 14 con 17 unidades, sin posibilidad de fase final.