Acuerdan en Túnez fecha límite para adoptar nueva Constitución

Los partidos políticos de Túnez acordaron fijar el 14 de enero de 2014 como la fecha límite para adoptar una nueva Constitución, la primera desde la caída del presidente Zine el Abidine Ben Alí, que desató las revueltas en el mundo árabe.

La Constitución tiene la intención de poner fin a meses de crisis política en Túnez provocada por el asesinato de dos líderes de la oposición.

Un grupo de 21 partidos, incluyendo a los islamistas que gobiernan y los movimientos de oposición, ha estado tratando de terminar la carta y establecer un calendario para las elecciones presidenciales y parlamentarias.

El portavoz del grupo Mohamed Mahfoudh dijo que se han fijado el 14 de enero como fecha límite para aprobar el nuevo texto de la carta magna, reportó la agencia tunecina de noticias TAP.

El próximo 14 de enero Túnez conmemorá tres años de la revuelta popular que obligó la salida de Ben Alí del poder y este movimiento inspiró a otras naciones árabes, como Egipto y Libia, para realizar protestas que también lograron la caída de sus respectivos gobernantes.

El presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de Túnez, Mustafá ben Jaafar, adelantó hace dos semanas que los trabajos de redacción de la nueva Carta Magna estarán finalizados en el plazo máximo de un mes.

El anuncio se produce despúes de que el primer ministro designado Mehdi Jomaa anunció el inicio de conversaciones para la formación de un gabinete de independientes que guíe a Túnez hacia la estabilidad, después de tres posposiciones.

Jomaa prometió el fin de semana pasado "favorecer las condiciones apropiadas para elecciones transparentes y creíbles (al igual que) la seguridad de los tunecinos y promover la economía para salir de la crisis".

En una declaración a los medios de comunicación, Jilani Hammami, líder del Frente Popular y portavoz del Partido de los Trabajadores, subrayó la necesidad imperiosa de establecer un plazo para el diálogo nacional, que se ha demorado más de seis meses.

Se realizó una solicitud en este sentido al Frente de Salvación Nacional, creado en julio pasado y que aglutina a diferentes partidos y organizaciones políticas, para saber cuáles son sus condiciones para participar en el diálogo nacional.

El partido tunecino movimiento Al Nahda, principal responsable del gobierno, junto con sus aliados del Consejo por la República y el Forum Democrático por el Trabajo y las Libertades (AlTakatol), no se han manifestado sobre esta propuesta.