Atenderá Procuraduría de Sonora recomendación de la CNDH

La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) acatará la recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) sobre la muerte de una mujer detenida en los separos de la Policía Estatal Investigadora (PEI).

La Fiscalía estatal señaló, a través de un comunicado de prensa, que utilizará todos los recursos de investigación para determinar, sin lugar a ninguna duda, la forma en que perdió la vida María de Jesús Llamas Coronado.

Refirió que Llamas Coronado, quien permaneció en el centro de arraigos de la PEI en la ciudad de Guaymas, fue acusada de coparticipar en el secuestro y extorsión de Omar Núñez Caravantes, dirigente del Partido Acción Nacional (PAN) en Guaymas.

La víctima era investigada por su presunta participación en la privación ilegal de la libertad, lesiones y extorsión en grado de tentativa en perjuicio de Núñez Caravantes, fue encontrada sin vida el 5 de octubre pasado en su celda.

La PGJE y la Comisión Estatal de Derechos Humanos indicaron que Llamas Coronado se suicidó, en tanto que la CNDH inició un procedimiento en torno a los hechos y determinó que la detenida no se quitó la vida.

La PGJE continuará colaborando con la CNDH y mantendrá informada a la comunidad sonorense respecto de los hallazgos que en su caso se encuentren como consecuencia de la recomendación emitida por dicha instancia.

"Por lo que seguirá la investigación para establecer de manera contundente las condiciones en que lamentablemente perdiera la vida Llamas Coronado", subrayó la fiscalía estatal.

La CNDH emitió la recomendación 73/2013 al gobierno de Sonora por la supuesta violación de las garantías individuales de una mujer que estuvo arraigada en las instalaciones de la PEI de Guaymas.

En un comunicado, el organismo defensor aseguró que a la víctima se le vulneraron los derechos a la legalidad, a la seguridad jurídica, a la debida procuración de justicia, a la verdad, al honor y a la imagen.

Como resultado de la indagatoria, se demostraron "la práctica indebida de diligencias de manera negligentes, así como la indebida preservación de indicios y omisiones de cuidado en la investigación de los hechos", expuso la CNDH.

Señaló que el expediente se encuentra "en archivo" ya que el 24 de octubre se dictó un acuerdo del no ejercicio de la acción penal, al considerar que la víctima murió "a consecuencia de circunstancias propias de su voluntad".

Los peritos de la CNDH determinaron que personal pericial de la PGJE emitieron un juicio de valor que no les correspondía, al señalar que la causa de muerte "fue asfixia por ahorcamiento, conclusión que únicamente podría dictaminar el médico forense".

Tras la exhumación del cadáver de Llamas Coronado, la CNDH concluyó que la causa de la muerte fue "asfixia mecánica", con lo que se da cuenta que el fallecimiento "no fue producido de manera auto infligida".