Alberga Museo de El Carmen exposición sobre nacimientos mexicanos

Un par de pinturas del siglo XVIII y ocho belenes de los siglos XVIII, XIX y XX dan vida a la exposición "Nacimientos mexicanos en el Museo de El Carmen", que estará abierta hasta el 2 de febrero del año entrante.

Esta tradición es parte del patrimonio intangible de México, informó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), a través de un comunicado, al destacar que el objetivo de esta muestra es preservar esta manifestación cultural

Parte esencial de la celebración navideña, los nacimientos llegaron a territorio mexicano a finales del siglo XVIII, aunque la primera conmemoración de la Natividad de Cristo se realizó en 1528, en el Convento de San Francisco El Grande, en la Nueva España, a petición de fray Pedro de Gante, refirió la institución.

Dentro de la exposición, el público podrá apreciar dos pinturas de autores anónimos del siglo XVIII y ocho nacimientos de los siglos XVIII, XIX y XX, provenientes de colecciones privadas de habitantes de San Ángel y del recinto museístico.

Las pinturas muestran al Niño Jesús recostado en un pesebre, rodeado de la Virgen María, San José y los pastores, y en la parte superior se observan varios querubines. En la esquina de uno de los cuadros está una imagen de Jesús adulto, ensangrentado y con una corona de espinas.

En el caso de las figuras se tratan de representaciones del Niño Jesús, la Virgen María, San José, un ángel, los tres Reyes Magos, pastores y animales. Cada Belén se compone de tres a 11 piezas y en algunos de ellos se colocó paja como parte de la instalación.

Las piezas están elaboradas en barro y madera tallada, policromada y estofada, con medidas que van de 18 a 35 centímetros.

La colocación del nacimiento se ha convertido en una tradición de las fiestas decembrinas en México, a la que se le dio una particular representación a los pastores, con personajes populares, como chinas poblanas, carboneros o aguadores, para distinguirse de los europeos.

El nacimiento o Belén evoca el pasaje bíblico referido en los Evangelios Canónicos acerca de la adoración del Niño Jesús por los Reyes Magos.

De acuerdo con una investigación realizada por el Museo de El Carmen, en los llamados Evangelios Apócrifos se describe con detalle este episodio, por lo cual los artistas consultaban más estos textos para la composición de las piezas.