Brilla España en Sudáfrica y se corona gracias al "tiki taka"

Con un futbol mágico, brillante, espectacular y hasta con frialdad, envolvió la selección de España a sus oponentes, siendo su última víctima la de Holanda, para ganar su primera Copa del Mundo en Sudáfrica 2010.

Fue la exhibición del sistema "tiki taka", que de acuerdo a los analistas perfeccionó el entrenador Luis Aragonés en la conquista de la Eurocopa 2008. Extrañamente, el estratega renunció al puesto tras la coronación.

Vicente del Bosque dio continuidad al sistema para enaltecer al equipo, en el cual destacaban jugadores del Barcelona, quienes lo entendían a la perfección y lo desarrollaban en el club dirigido por Josep Guardiola.

Del cuadro culé, mayor expresión del "tiki taka", llegaron a integrar el combinado español jugadores como Víctor Valdés, Gerard Piqué, Carles Puyol, Andrés Iniesta, Xavi Hernández, Sergio Busquets, Pedro Rodríguez y David Villa, casi todos titulares, salvo Valdés.

El debut mundialista fue una catastrófica derrota por 0-1 ante Suiza el 16 de junio, aunque recompusieron el camino a través de la magia y de su juego para conseguir seis victorias al hilo y consagrarse como los mejores del orbe.

Integrados en el Grupo H, la selección ibérica derrotó 2-0 a Honduras el 21 de junio en Johannesburgo con doblete del "Guaje" Villa, y cuatro días después dio cuenta de Chile por 2-1 con goles de Villa e Iniesta; por los andinos descontó Rodrigo Millar.

Como líderes del sector accedieron a octavos de final, donde se midieron al combinado de Portugal, que nada pudo hacer para evitar el revés apenas por la mínima diferencia con anotación de Villa, quien se estaba convirtiendo en un jugador clave en el equipo.

En la ronda de los mejores ocho el oponente fue Paraguay, ante el cual fue suficiente otro tanto de Villa, a siete minutos del final para llegar a semifinales, donde Carles Puyol se vistió de héroe para lograr el solitario tanto y la victoria sobre Alemania.

La "Naranja mecánica", por su parte, también desarrolló un futbol exquisito y práctico con la victoria en sus primeros seis encuentros y, sin perder favoritismo entre un gran sector del público, afrontó la final, la tercera de su historia.

John Heitinga, Wesley Sneijder, Arjen Robben y Robin Van Persie, algunas estrellas holandesas, y el entrenador Bert van Marwijk, vieron esa noche del 11 de julio acabado el sueño de ganar por primera vez la corona, algo que tampoco pudo hacer el equipo con su "futbol total" ni con Johan Cruyff en la década de los 70.

Ambas selecciones se enfrentaron en el estadio Soccer City, donde un gol de Andrés Iniesta en el minuto 116 fue el del título, en una noche iluminada por los fuegos pirotécnicos como estrellas alcanzadas por Vicente del Bosque y sus pupilos.

Fue curioso, porque la "Furia roja" no fue un equipo avasallador en el marcador, sino en la abrumante posesión del esférico y cacicazgo en el terreno de juego. Los ocho goles marcados en la competición es la cifra más baja de un monarca; solo recibió dos durante el torneo y comparte el récord con Francia (1998) e Italia (2006).