Firman FAO y Reino Unido acuerdo contra pobreza en Zimbabwe

La Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) acordó con Reino Unido apoyar los esfuerzos de Zimbabwe contra pobreza e inseguridad alimentaria, así como aumentar la resiliencia frente al cambio climático.

En un comunicado indicó que el convenio de cuatro años fue suscrito con el departamento para el Desarrollo Internacional del Reino Unido (DFID).

Señaló que el nuevo e innovador programa permitirá a las familias agrícolas pobres y vulnerables mejorar su seguridad alimentaria, nutrición e ingresos, al tiempo que fortalecen su resiliencia a largo plazo.

El DFID aporta una financiación de 48 millones de dólares para un programa gestionado por la FAO para aumentar la sostenibilidad de la agricultura, contribuir al empleo rural y mejorar la nutrición, desde los niños a los adultos, en Zimbabwe.

Según la FAO, el programa reducirá la pobreza en diferentes partes del país al aumentar los ingresos de los hogares agrícolas pobres mediante prácticas agrícolas "inteligentes respecto al clima" que aumenten la productividad agrícola, junto con iniciativas que mejorarán acceso de los agricultores a los mercados.

La FAO se encargará de la gestión general del programa, incluyendo la coordinación de las actividades, la calidad técnica y la presentación de informes sobre los resultados. El programa pretende ayudar a cerca de 300 mil personas en los distritos seleccionados.

"La gran cantidad de recursos puestos a disposición de la FAO pone de relieve la confianza que el DFID tiene en la capacidad de la FAO de cumplir sus objetivos", señaló Daniel Gustafson, Director General Adjunto de la FAO para Operaciones.

El organismo resaltó que más del 70 por ciento de los zimbabuenses depende principalmente de la agricultura para su subsistencia, pero se enfrentan a una amplio abanico de problemas.

Entre ellos se incluyen baja productividad, integración limitada en los mercados, baja fertilidad de los suelos en algunas regiones, el impacto del cambio climático, sistemas de riego limitados, ausencia de sistemas de crédito orientados a los pequeños productores, y formación y servicios agrícolas insuficientes.

El denominado Programa sobre medios de vida y seguridad alimentaria se centrará en la reducción de la pobreza, pero también en abordar las limitaciones específicas que los pequeños agricultores, en particular las mujeres, encuentran para impulsar la productividad agrícola.