Aumentarán posibilidades en EUA para reforma migratoria en 2014

La reforma migratoria tendrá mayores posibilidades de ser aprobada en el 2014, en buena parte por cambios entre republicanos, consideró hoy el director de la Coalición de Comunidades Fronterizas, Christian Ramírez.

"Será un año electoral y tanto los demócratas como ahora los republicanos saben que tendrán que incluir a la reforma migratoria como parte importante de sus plataformas y proselitismos", dijo Ramírez.

En el congreso por lo menos tres republicanos de la cámara baja ya expresaron su apoyo a una reforma migratoria en los términos en que la plantean los demócratas. Son Ileana Ross, de Florida, así como Jeff Denham y David Valadao de California.

Los republicanos en general "empiezan a comprender que su estrategia de usar a los inmigrantes indocumentados como chivos expiatorios y el discurso retórico incendiario que exige reducir la reforma a cerrar la frontera ya no les resultan", señaló Ramírez.

El cambio de los republicanos es más claro en California, donde las constantes campañas antiinmigrantes terminaron por unir a parte del electorado, no sólo latino, en favor de aspirantes demócratas al grado que ahora el estado tiene una supermayoría demócrata.

Por ejemplo, Denham y Valadao son representantes del central Valle de San Joaquín, donde la agricultura es la principal actividad económica y casi todos los trabajadores son latinos, de origen mexicano.

De ellos, Denham fue el primero de su partido en declarar su apoyo a una reforma que incluso otorgue la ciudadanía estadunidense a los indocumentados.

"Yo apoyo un camino que otorgue la ciudadanía por mérito, y que permita a aquellos que quieran convertirse en ciudadanos demostrar su compromiso con nuestro país", dijo el congresista.

Según Dunham, los indocumentados que deseen convertirse en estadunidenses deberán aprender el idioma inglés, pagar multas e impuestos atrasados y carecer de antecedentes penales.

Por su parte, uno de los aspirantes republicanos a la gubernatura de California en el 2014, Abel Maldonado, hijo de campesinos de Michoacán, está de acuerdo en una reforma migratoria integral.

Pero Maldonado compite contra el actual gobernador, Jerry Brown, quien aprobó licencias para indocumentados y una ley del sueño estatal entre varias medidas que benefician a los indocumentados.

El otro republicano, quien desde ahora se encuentra en campaña electoral, el dirigente antiinmigrantes Minuteman, Tin Donnelly, tiene un tercio de los votos que tiene Maldonado.

Incluso el congresista Darrell Issa, de San Diego, anunció que presentará una iniciativa propia de reforma migratoria que legalizaría de entrada a los indocumentados que tengan familiares estadunidense.

Calculó que sería la mitad de los 11 millones de migrantes indocumentados actualmente en el país.

"En el 2014 no vamos a ver cambios dramáticos en el congreso, incluso los republicanos podrían mantener su mayoría en la cámara baja, pero la elección presidencial ya no está lejos -en el 2016- y les costaría muy caro a los republicanos mantener un bloqueo a la reforma migratoria", opinó Ramírez.

Dijo que a diferencia de otros años, en el 2014 resultará difícil para los republicanos culpar a los migrantes sin perder terreno electoral.