Expulsan a indocumentados que se cosieron la boca en Roma

Al menos dos de los 16 indocumentados magrebíes que en protesta se cosieron la boca en el centro de Identificación y Expulsión (CIE) en las afueras de Roma, ya fueron expulsados del país, informaron hoy fuentes parlamentarias.

"Dos de los extranjeros internados en el CIE de Ponte Galeria en huelga de hambre con la boca cosida han sido expulsados y repatriados", señaló en una nota Luigi Manconi, presidente de la comisión de tutela de los Derechos Humanos en el Senado.

Confirmó que varios más de los ilegales estaban por ser repatriados, lo que calificó como "un gravísimo error".

Resaltó que la forma elegida para protestar "es ciertamente cruel y peligrosa para quien la pone en práctica, pero totalmente pacífica y no violenta".

Manconi urgió al ministro del Interior, Anglino Alfano, suspender inmediatamente la expulsión de los indocumentados.

Según medios locales, hasta este lunes sumaban al menos 16 los ilegales internados en el CIE de Ponte Galeria que se habían cosido la boca para protestar por el periodo de tiempo, de hasta 18 meses, que pueden estar internados, de acuerdo con la ley italiana.

La protesta inició el sábado pasado, cuando cuatro magrebíes (dos tunecinos y dos marroquíes) se cosieron la boca usando una aguja metálica fabricada con un encendedor.

El propio director del CIE de Ponte Galeria, Vincenzo Lutrelli, consideró justificada la protesta, pues en su opinión 18 meses de permanencia en el centro "son excesivos".

En tanto, la expulsión de al menos dos de los magrebíes fue confirmada por el diputado de origen marroquí, Khalid Chaouki, del centro-izquierdista Partido Democrático.

El parlamentario se autorecluyó en el centro de recepción de indocumentados de la isla de Lampedusa, en protesta luego que la semana pasada la televisión pública (RAI) difundió un video de indocumentados desnudos sometidos a desinfección con mangueras a presión al aire libre.

Chaouki confirmó que se mantiene en contacto telefónico con los internados en el centro de Ponte Galeria y dijo que decenas más tienen la intención de sumarse a la huelga de hambre.

Informó que los expulsados del país fueron el marroquí Abdelrahim Arami y el tunecino Mohamed Ben Gi.

"Más allá de otras consideraciones, creo que es necesaria una intervención humanitaria y quizá también sanitaria", declaró.