Anuncia Sudán del Sur inminente ofensiva contra rebeldes

El presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, confirmó hoy que las tropas del país están preparadas para entrar en cualquier momento en la central ciudad de Bor, en el estado de Jonglei, capturada la semana pasada por los rebeldes.

"El ejército está listo para moverse", sostuvo este lunes el jefe del Ejecutivo al Parlamento, y explicó que el contraataque había sido retrasado para permitir el traslado en helicópteros de los ciudadanos estadunidenses.

Kiir anunció la ofensiva poco después de que el ejército notificó sobre inminentes ataques en Bor y Bentiu, capital del estado de Unity, también capturada por los rebeldes, en el marco de una semana de violencia étnica que ha elevado los temores de una guerra civil.

Las ciudades fueron tomadas por combatientes partidarios del exvicepresidente Riek Machar, de la comunidad Nuer, quien fue despedido en julio pasado por Kiir, de la mayoritaria etnia Dinka, por lo que el mandatario acusa al exfuncionario de intentar un golpe de Estado.

De su lado, Machar niega los señalamientos de Kiir y asegura que el presidente está llevando a cabo una "purga de sus rivales".

La misión de las Naciones Unidas (ONU) en Juba, la capital sursudanesa, indicó que más de 40 mil civiles han buscado refugio por la gran cantidad de saqueos, disparos y cadáveres a causa de la violencia y garantizó que no abandonará a la población civil.

Ante el Parlamento, Kiir reiteró este día su oferta de conversaciones con Machar a fin de hallar una solución pacífica al conflicto y señaló que una delegación de ministros de Asuntos Exteriores de África se ofreció a mediar las negociaciones.

Sin embargo, puntualizó que el exvice presidente tendría que "venir a la mesa de negociaciones si ninguna condición previa".

Sudán sufrió una guerra civil de 22 años que dejó más de un millón de personas muertas antes de que el Sur lograra su independencia en 2011.