Triunfa español Eduardo Gallo, con una oreja, en Plaza México

El diestro español Eduardo Gallo se alzó hoy como el máximo triunfador de la corrida 10 de la Temporada Grande 2013-14 en la Monumental Plaza México, al cortar una merecida oreja y perder una más, luego de fallar con el acero.

Eduardo Gallo alternó con el diestro guanajuatense Israel Téllez y con el tlaxcalteca Angelino de Arriaga, quienes se fueron con las manos vacías, a pesar de mostrar valor y muchos deseos.

Se lidiaron toros de la dehesa de Rancho Seco, todos de buena presentación, pero con un juego muy irregular y disparejo, lo que evitó un mayor lucimiento de los tres matadores.

El salmantino lidió a "Redentor", de 480 kilos, con el que estuvo muy completo, variado y lucido en un trasteo ajustado, meritorio y templado, que agradó al público asistente. Luego de un arrimón valiente, despachó con una estocada certera para cortar la merecida oreja.

Con "Agasajo", de 492 kilos, Gallo volvió a lucir con otro trasteo meritorio, ceñido y valiente, en el cual mostró mucha variedad con capa y muleta, y con tandas bien rematadas. Malogró con el acero, para dar una vuelta al ruedo, además de llevarse un aviso y algunas protestas injustificadas.

Téllez lidió a "Peregrino", de 473 kilos, con el que batalló en serio, luego que el burel se negó a colaborar por completo, sin embargo, el guanajuatense trató de buscar la faena con mucho valor y voluntad. A la hora de matar sufrió una cortada en la mano izquierda, que lo hizo ir a visitar la enfermería enmedio del silencio.

Con "Jubiloso", de 470 kilos, Téllez volvió a sufrir pasajes adversos, luego que el burel tuvo menos juego y emotividad que el anterior, sin embargo, el diestro puso lo mejor de él en aras de lograr faena, lo que al final no consiguió. Tras pinchazos y espadazo se fue con algunos silbidos y un aviso.

Angelino de Arriaga lidió a "Regocijo", de 474 kilos, con el que logró una faena meritoria y lucida, la cual vino a menos al final, ya que el toro terminó sin gas. Perdió tal vez un trofeo, luego que la espada lo traicionó, con pinchazos y estoconazo, para irse con algunas palmas.

Con "Pastorcito", de 485 kilos, De Arriaga tuvo muy pocas opciones de triunfo, ya que el animal careció de todo, menos de peligro, de ahí que hirió a su banderillero, Juan Ramón Saldaña, quien sufrió una cornada en el glúteo derecho y un fuerte impacto en el hombro izquierdo.

Luego de pasar apuros con un rival más peligroso que noble, el tlaxcalteca despachó con pinchazos y espadazo y se retiró en silencio.

El cartel de la próxima corrida, la número 11 y penúltima del derecho de apartado, y que fue anunciado la semana pasada, está formado por los mexicanos Federico Pizarro y Pepe López, con el colombiano Ricardo Rivera, quien confirmará su alternativa con toros de la dehesa de De Haro.