Es Alfonso Teja uno de los historiadores más notables de México

Historiador, poeta, político, abogado y catedrático, Alfonso Teja Zabre, quien es recordado mañana a 125 años de su natalicio, fue un personaje versátil que incursionó en diversas áreas a lo largo de su vida.

Versatilidad que responde a su perspectiva y propósito humanista, así como a las demandas y apremios de la época postrevolucionaria que vivió, según la biografía que de él difunde la Academia Mexicana de Historia.

Alfonso Teja nació el 23 de diciembre de 1888 en la ciudad de San Luis de la Paz, Guanajuato, con tan sólo 10 años ingresó al Instituto Científico Literario de Pachuca.

Cinco años más tarde ya era alumno de la Escuela de Jurisprudencia de la Ciudad de México por lo que terminó muy joven sus estudios.

Además, Teja se tomó un tiempo para ingresar como historiador, iniciando a la par una carrera como jurista e historiador.

Durante un breve periodo de 1913 a 1914, el historiador fue diputado del Congreso de la Unión, así como secretario del Museo Nacional y agente del Ministerio Público, señala el sitio electrónico "academia.org.mx".

Como historiador, su faceta más conocida y en la que destacó por su notable trabajo, resalta la biografía de José María Morelos y Pavón (1765- 1815), publicada en 1917, aunque años más tarde volvería a escribirla para perfeccionarla.

Además, entre 1930 y 1950 sus textos de Historia fueron los más difundidos en primarias, secundarias, normales y preparatorias.

Otras de sus obras fueron "Biografía de México", "Historia de México. Una moderna interpretación" y "Guía de la Historia de México", entre otros.

En 1940 fundó la Academia Mexicana de Ciencias Penales e ingresó como miembro; aunque no fue la única a la que perteneció.

Otra faceta suya fue la de traductor, en 1949, Teja terminó la autobiografía del historiador estadounidense Henry Adams (1838- 1918) titulada "La educación de Henry Adams".

A él se le considera también un pionero del cine mexicano, como argumentista, por su trabajo en guiones como "Murió por la patria. Los niños héroes de Chapultepec", aunque no llegó a rodarse.

Además colaboró en periódicos como "El Demócrata", "El Universal" y "El Universal Gráfico.

En sus últimos años de vida, Teja ingresó primero a la Academia Mexicana de la Historia en 1961 y a la Academia Mexicana de la Lengua en 1962. Teja falleció el 28 de febrero de 1962.