Del siglo XVII la primera narración impresa de la Virgen de Guadalupe

Originada en la imprenta de la viuda de Bernardo Calderón, una de las mujeres empresarias más importantes del s. XVII, la "Imagen de la Virgen María Madre de Dios de Guadalupe", la primera narración impresa en torno a las apariciones de la virgen morena, fue hallada en la ciudad de México en 1968.

Este documento es resguardado actualmente dentro del Centro de Estudios de Historia de México Carso, adscrita a la Fundación Carlos Slim.

De acuerdo con un artículo escrito por Manuel Ramos Medina, publicado en el catálogo del mes del Museo Soumaya, la obra fue escrita por el entonces bachiller Miguel Sánchez y dedicada al doctor Don pedro de Barrientos Lomelín, Tesorero de la Iglesia Metropolitana de México.

Los ejemplares impresos junto al resguardado por grupo Carso, de los cuales no se tiene la cantidad exacta, se vendieron en la tienda de la viuda Bernardo Calderón (Paula de Benavides), situada en la calle nombrada hasta hoy como República de Uruguay, en el Centro Histórico de esta ciudad.

Al desglosar la estampa de la virgen que ostenta la portada del tal documento histórico, Ramos Medina menciona que se trata de la imagen de la Virgen María en su Purísima Concepción, cubierta con un manto de rayos que a la postre fueron interpretados como los resplandores dorados que portan actualmente las imágenes de este ícono de la fe católica.

Se observa también una media luna que representa pureza, un águila de dos cabezas símbolo de la dinastía Habsburgo, un frondoso nopal, además de la representación de un par de indígenas abriendo el manto que cubre a la virgen del Tepeyac.

Tal obra, refiere el texto, narra las apariciones de la Virgen de Guadalupe en el cerro del Tepeyac, cercano a la entonces capital de la Nueva España, y sus ejemplares fueron adquiridos por los colegios mayores de la Compañía de Jesús y por la Real y Pontificia Universidad de México.