Condena vicepresidente colombiano amenazas a líderes campesinos

El vicepresidente de Colombia, Angelino Garzón, rechazó hoy las amenazas de muerte contra líderes campesinos en diferentes zonas del país y pidió a las autoridades actuar de inmediato para brindarles protección.

La autoridad colombiana aseguró, en una carta divulgada este sábado, que los representantes del Movimiento de Integración Agropecuaria (MIA) deben contar con garantías para el ejercicio de sus actividades sociales.

Garzón se refería a las agresiones y hostigamientos de los cuales han sido víctimas líderes campesinos que han participado en movilizaciones y concentraciones en defensa del sector agrario de este país sudamericano.

Organizaciones No Gubernamentales (ONG) denunciaron un incremento de las amenazas contra dirigentes campesinos de la región del Catatumbo, entre ellos los activistas Olga y Juan Carlos Quintero, y pidieron medidas al Estado para protegerlos.

"Como vicepresidente condeno los hechos de violencia ocurridos en días pasados contra Olga y Juan Carlos Quintero y otros actos recientes como las amenazas y el hostigamiento de algunos grupos armados ilegales contra dirigentes de la MIA", dijo.

Garzón consideró que el diálogo entre el gobierno colombiano y los campesinos debe continuar para lograr acuerdos que ayuden a aliviar la situación del agro, la cual se vio agravada por el alto costo de los insumos y una caída en los precios.

Según el funcionario, las amenazas a líderes agrarios buscan "vulnerar la política del diálogo social" y "constituyen una provocación a los campesinos del Catatumbo y un grave atropello contra los derechos humanos".

Por ello, solicitó a los órganos de control realizar "con agilidad las investigaciones correspondientes y adoptar acciones concretas para encontrar y castigar a los responsables" de las agresiones y hostigamientos.