Hijos de los ministros de Interior y Economía de Turquía bajo custodia

Los hijos de los ministros turcos del Interior y de Economía fueron puestos bajo custodia hoy, en el marco de la operación contra una red de fraude y sobornos en contratos públicos.

El director gerente del estatal Halkbank también está entre los acusados de corrupción, fraude y malversación de fondos, junto con un empresario de Arzebaiyán, informó la edición electrónica de Today Zalman.

El escándalo ha tocado a las personas allegadas al primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan, quien ha dirigido Turquía desde 2002.

Entre los detenidos estaban los hijos de ministro del Interior, Muammer Guler, ministro de Economía, Zafer Caglayan, y el director ejecutivo de Halkbank de propiedad estatal, Suleyman Aslan.

El hijo del ministro de Medio Ambiente, también detenido junto con otras 80 personas entre hombres de negocios, funcionarios públicos, alcaldes y militares, fue liberado anoche tras su interrogatorio.

El empresario oriundo de Azerbaiyán, Rezza Zarrab, es sospechoso de haber pagado sobornos para esconder ventas ilegales de oro a Irán, en violación al embargo internacional que enfrenta, a través de Halkbank.

Erdogan ha despedido a decenas de jefes de la policía local desde que empezó la operación, entre ellos el de Estambul, por cooperar en la investigación sin permiso.

Los medios de comunicación turcos indicaron que sólo este viernes 17 jefes policiacos fueron despedidos.

El 17 de diciembre pasado, los equipos de la unidad de delitos financieros del Departamento de Policía de Estambul llevaron a cabo redadas en Estambul y Ankara, que terminó con la detención de 80 personas.

Los sospechosos habrían participado en una red encargada de amañar licitaciones estatales, aceptar y facilitar el pago de sobornos para los grandes proyectos de urbanización.

Otros cargos son la obtención de permisos de construcción de las áreas protegidas a cambio de dinero, ayuda a extranjeros para obtener la ciudadanía turca con documentación falsa y el contrabando oro.

Además, habrían vendido reliquias históricas desenterradas durante las excavaciones para el proyecto ferroviario Marmaray que conecta Europa y Asia por el estrecho de Estambul.

Este acción se desarrolló luego de las diferencias que surgieron entre el partido gubernamental del primer ministro y una poderosa cofradía musulmana.

La justicia y la policía estarían bajo la sombra de la cofradía del imán Fethullah Gülen, jefe espiritual del movimiento Hizmet y residente en Estados Unidos desde 1999.