Concluye el ciclo "Conversaciones musicales" del INAH

El investigador y subdirector de la Fonoteca del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Benjamín Muratalla, ofreció esta tarde la última sesión del presente año del ciclo "Conversaciones musicales", en la que abordó el rítmico tema "Chilenas de la Costa Chica".

El patio de la Fonoteca del INAH, en la colonia Roma de esta ciudad, acogió a un entusiasta grupo de devotos amantes del arte y la cultura popular hecha en México, quienes además de incrementar su acervo cultural gracias a la amplia disertación de Muratalla, gozaron de un jolgorio con música en vivo.

El especialista señaló, como preámbulo al evento, que el objetivo "es mostrar la diversidad de músicas que se dan en esta gran urbe, por lo que la Fonoteca del INAH se ha ocupado, a lo largo de muchísimos años, de la investigación, documentación y difusión de las llamadas músicas tradicionales de México".

Y bajo el slogan "Un reencuentro con nuestras músicas en la Ciudad de México", añadió que los investigadores de la institución concurren, principalmente, a las diversas regiones del país, aunque están convencidos de que la capital mexicana "es un crisol efervescente donde están esas músicas".

Dijo que la Ciudad de México es un mosaico no solamente de las músicas que caracterizan la identidad nacional, sino también, de otras muchas más que han venido de otros países. "Este ciclo es para mostrar que en los diversos barrios y colonias de la capital se practican esas manifestaciones musicales", señaló.

Así, esta tarde se abordó el tema "Chilenas de la Costa Chica". Compartida por Guerrero y Oaxaca, esa zona es "el más significativo reducto que queda de los descendientes africanos traídos de ese continente en tiempos de la Colonia, en cuanto a su población y cultura".

Se trata, dijo, de un género festivo y alegre, variante del Son Mexicano. "De acuerdo con la historia, la chilena es un ritmo traído de Sudamérica dentro del ir y venir de barcos de esa región al Puerto de Acapulco, que en aquellos años era una de las entradas portuarias más importantes de esta nación".

Explicó que en ese trasiego de mercaderías también hubo un intercambio de gente y de cultura. "En ese proceso llegó a México la chilena, que se piensa es la Zamacueca que vino directamente de la República de Chile; con baile y música propia, se fusionó con lo local para crear el nuevo género.

"Con la idiosincrasia de los costeños de los estados de Guerrero y Oaxaca, tomó un perfil muy especial", y con esa frase dio por concluido el ciclo 2013 de conversaciones. Dicho eso, inició la música en vivo de la banda de viento La Mixanteña de Santa Cecilia.