Finalizan FARC y gobierno colombiano otra ronda de conversaciones

El gobierno colombiano y las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) concluyeron hoy aquí otra ronda de conversaciones de paz y acordaron reanudarlas en enero próximo para culminar el tema de las drogas ilícitas.

Las conversaciones, que cumplieron más de un año con avances en solo dos puntos de una agenda de seis, serán retomadas el 13 de enero de 2014.

En un comunicado conjunto, dijeron que en este 18 ciclo se escucharon las intervenciones de expertos independientes así como de líderes campesinos y comunitarios sobre la solución a ese tema, tercero de seis que tiene la agenda.

El ex vicepresidente colombiano Humberto de La Calle, jefe negociador del gobierno, e Iván Márquez, al frente de la delegación guerrillera, coincidieron en que estos aportes enriquecen la discusión de la mesa sobre este tema.

"Igualmente, intercambiamos visiones sobre este tema. Esperamos a partir del próximo 13 de enero de 2014, fecha en la cual iniciamos un nuevo ciclo de conversaciones, retomar la discusión de este tema con miras a construir acuerdos", agregó el texto.

"Agradecemos a Cuba y Noruega, países garantes; y a Chile y Venezuela, países acompañantes, por su permanente apoyo a lo largo de estas conversaciones", dijo el documento presentado en el Palacio de Convenciones de esta capital.

Tras la entrega del comunicado conjunto, hablaron por separado De la Calle y Márquez para exponer sus consideraciones sobre el estado actual de las pláticas, iniciado en noviembre de 2012, y sus perspectivas.

"Habríamos querido mayores resultados, pero avanzamos", dijo De la Calle y estimó que se han logrado "resultados importantes y esperanzadores".

De la Calle hizo énfasis en los avances conseguidos en los primeros puntos de la agenda y explicó que faltan por discutir los relacionados con solución al problema de las drogas ilícitas, fin del conflicto, víctimas y refrendación.

"Si logramos acuerdos sobre todos y cada uno de estos puntos la esperanza de una paz cierta y real, palpable y duradera, podrá convertirse en una certeza", proclamó.

Indicó que es necesario "reclamar de los alzados en armas el cese total de la violencia y la intimidación; pero también rodearlos de garantías para su reincorporación plena a la sociedad".

A finales de mayo pasado, la mesa logró acuerdos parciales sobre la cuestión agraria, primer tópico de la discusión y seis meses después se logró otro consenso sobre la participación política de la guerrilla y otras organizaciones en la vida civil de la nación.

Por su parte, un comunicado insurgente leído por Márquez arremetió contra quienes "desde el régimen siguen acaparando la tierra, extranjerizándola, en detrimento de la soberanía nacional y el bienestar de las mayorías".

Tras señalar que "el país entero" debe exigir una reforma agraria inmediata que acabe con el latifundio, las FARC insistieron en la realización de una Asamblea Constituyente en ese país como medio de lograr reformas estructurales.

"No queremos cambios cosméticos, sino reformas estructurales que el pueblo deberá refrendar asumiendo de manera plena su poder creador y su condición de soberano", señalaron.

El gobierno del presidente Juan Manuel Santos ha rechazado esta demanda del grupo armado ilegal y propone utilizar el referendo como herramienta para validar un posible acuerdo final que termine con el conflicto armado de medio siglo.

Las FARC entregaron un comunicado con "Doce propuestas mínimas" para convocar una Asamblea Nacional Constituyente para "la paz, la democratización real y la reconciliación nacional".