Hortelanos inician cosecha para Noche de Rábanos en Oaxaca

Bartender y Champion son las dos variedades de rábanos que desde este viernes y hasta el próximo 23 de diciembre, serán cosechados por los hortelanos oaxaqueños para la próxima celebración de la Noche de Rábanos.

La siembra que se realizó desde hace varios meses en los terrenos experimentales del vivero El Tequio, localizado en inmediaciones de Santa Cruz Xoxocotlán, municipio conurbado al sur con la capital oaxaqueña, espera tener como resultado al menos 10 toneladas de este tubérculo.

Niños, jóvenes y adultos, la gran mayoría hortelanos por herencia, son los encargados de cosechar las dos variedades de rábanos que serán entregados a los participantes de la tradicional Noche de Rábanos en su edición 116.

La tradición que reúne a propios y visitantes, contará este año con la exhibición de 80 trabajos, 63 de rábanos, 7 de totomoxtle natural, 10 de decorado y 9 de flor inmortal, refirió la directora de Turismo Municipal, Laura Martínez Iturribarría.

Detalló que para este año están inscritos 41 niños de entre seis y 12 años, quienes participarán específicamente en el concurso de figuras con rábano, al igual que ocho trabajos de rábano y 10 de totomoxtle, elaborados por jóvenes, además de los trabajos de artistas y hortelanos adultos.

Respecto a la historia de esta tradición, el cronista de la ciudad, Rubén Vasconcelos Beltrán, recordó que esta tradición surgió a iniciativa del presidente municipal Francisco Vasconcelos, quien propuso realizar un concurso en el que participaran las y los hortelanos de los barrios Trinidad de las Huertas y de la Consolación.

Lo anterior, a fin de presentar los tubérculos que cosechaban, los cuales se empleaban para acompañar algunas comidas de vigilia, como el pescado seco.

Vasconcelos Beltrán refirió que inicialmente esta festividad se realizó en la capilla del exconvento de Santa Catalina de Siena, donde actualmente se alberga un hotel, pero al paso del tiempo este espacio fue insuficiente y lo trasladaron al zócalo de la ciudad.

Fue a partir de 1990 en que para darle mayor realce a este encuentro, se agregaron los concursos de figuras de flor inmortal y totomoxtle natural y decorado, que forman parte también de la premiación que se realiza cerca de las 22 horas de la noche del 23 de diciembre.