Critican a alcaldes opositores por soportar "humillación" de Maduro

El dirigente social Pablo Medina criticó hoy a los gobernadores y alcaldes opositores que se reunieron esta semana con el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, por aguantar la "humillación" que éste les hizo y no cuestionarle su legitimidad.

Medina aseguró a Notimex que los gobernantes regionales opositores fueron humillados el pasado miércoles cuando se reunieron con Maduro porque tuvieron que encarar un ambiente extraño.

"Fue un humillación la que le dio el gobierno a los alcaldes y gobernadores, porque apenas llegaron tuvieron que escuchar obligatoriamente las notas del himno nacional interpretado por (el fallecido presidente) Hugo Chávez", precisó.

Resaltó que "es como si se invitara a alguien a su casa y llegando a la puerta le echan un baño con agua fría", pero lamentó además que los alcaldes y gobernadores opositores hayan aceptado reunirse con Maduro sin poner previamente las condiciones.

Medina enfatizó que "Maduro llegó a la Presidencia mediante una violación constitucional", tras la muerte de Chávez en marzo pasado, para "luego ganar unas elecciones mediante un fraude y, continúa sin haber comprobado su nacionalidad venezolana".

El dirigente de la "Junta Patriótica" deploró que los opositores dejaran de lado estas objeciones durante su reunión con Maduro y optaran por centrarse más en temas referentes a sus respectivas localidades y municipios.

En el encuentro, los opositores pidieron a Maduro que suprimiera las "alcaldías paralelas" en las zonas donde gobierna la oposición, presupuestos justos para los municipios y amnistía para los presos políticos.

Maduro se comprometió a estudiar estas propuestas, pero Medina sentenció que más allá de "respetar alguna que otra cosa, no se va a resolver ningún problema de fondo", ya que Maduro sólo busca "ganar tiempo" ante los problemas económicos que se avecinan.

"El precio del dólar en el mercado paralelo va a llegar a 100 bolívares (la tasa oficial es de 6.30 por dólar), la inflación va a llegar más allá del 60 por ciento. Creo que cualquier paquetazo del FMI se va a quedar corto", auguró.