Dan 15 años de cárcel en EUA a criador de caballos de los Zetas

Un juez federal en Austin, Texas, sentenció a 15 años de prisión a Carlos Nayen Borbolla, por su participación en la confabulación para lavar utilidades del cártel de los Zetas mediante la compra y crianza de caballos de carreras.

Nayen es el más reciente de una docena de implicados en la confabulación en ser sentenciado por el juez federal Sam Sparks, quien preside la causa en uno de los más grandes casos de lavado de dinero que haya sido procesado en Texas.

Antes de que se le dictara la sentencia en una audiencia en el edificio de la Corte Federal en Austin, Nayen (de 28 años de edad) se disculpó con el gobierno y la sociedad por sus acciones.

Testigos lo describieron como un ranchero inteligente y encantador que fue clave para la confabulación, pues ayudó a los Zetas a canalizar sus ganancias en empresas fantasmas como Tremor Enterpice, propiedad de José Treviño en Oklahoma, que compraba, criaba y entrenaba caballos cuarto de milla.

Los testigos, varios de ellos exnarcotraficantes, dijeron que Nayen era a menudo el que escogía los mejores potros y yeguas, que luego eran adquiridos por compradores que los colocaban bajo los nombres de otras personas para ocultar su propiedad.

En una acusación separada ante el Distrito Norte de Texas se ligaba a Nayen con otra organización de narcotraficantes distinta a Los Zetas, en la que estaba a cargo del envío de armas y dinero a México y de drogas hacia Estados Unidos, utilizando las ganancias para comprar automóviles, casas, joyas y otros activos valiosos.

El caso contra Nayen y los demás sentenciados, se desprende de una acusación emitida por un gran jurado federal en Texas en junio de 2012, contra 14 sospechosos de conspirar para lavar parte de las cuantiosas utilidades que obtienen los Zetas por el tráfico de drogas.

De los 14 acusados, nueve fueron detenidos en Estados Unidos. El líder de los Zetas, Miguel Ángel Treviño Morales, quien también estaba enlistado fue aprehendido el pasado 15 de julio en México y otros cuatro más permanecen prófugos.

Entre los sentenciados se incluye a José Treviño Morales, hermano de Miguel, y al empresario mexicano Francisco Colorado Cessa. Ambos fueron sentenciados en septiembre pasado a 20 años de prisión.

El gobierno federal vendió en un par de subastas, unos 400 caballos decomisados en el rancho en Oklahoma, incluyendo al semental "Tempting Dash", que se vendió en 1.7 millones de dólares, y la potra "A Dash Of Sweet Heat" que alcanzó el precio de un millón de dólares.