Recibe Insulza a destituido alcalde de Bogotá

El destituido alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, se reunió hoy aquí con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, en busca de revertir su separación del cargo, decretada dos semanas atrás.

El encuentro en la oficina de Insulza se produjo un día después que el ex senador y ex guerrillero acudió ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a fin de ampliar su alegato legal en busca de que se le otorguen medidas cautelares frente a esta acción.

Petro fue destituido del cargo e inhabilitado por 15 años para ocupar cargos políticos por el procurador general de Colombia, después que el edil emitió en diciembre del 2012 un decreto mediante el cual modificó el sistema de recolección de basura de la capital colombiana.

Insulza dijo haber escuchado los planteamientos de Petro y explicó que "el tema se encuentra en manos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos".

"La CIDH es la voz de la OEA en el área de los derechos humanos, y la OEA no debe tener dos voces sobre un mismo tema", dijo Insulza, al dejar en claro que su oficina no debe intervenir en asuntos de esta índole.

En octubre pasado el equipo legal de Petro solicitó a la CIDH el otorgamiento de medidas cautelares en anticipación de su destitución, la cual ha sido criticada por diversas organizaciones civiles de derechos humanos.

Al término de la reunión del miércoles, el secretario ejecutivo de la CIDH, Emilio Álvarez Icaza, caracterizó éste como un encuentro "de toma de nota" para recibir más información sobre el caso.

Explicó que la información se turnará a los siete comisionados que integran la CIDH, aunque la resolución sobre la solicitud será determinada sólo por seis, en virtud de que uno de ellos, el comisionado Rodrigo Escobar Gil, está obligado a excusarse del caso por ser de nacionalidad colombiana.