De 3.4% del PIB endeudamiento neto del gobierno para 2014: SHCP

Para 2014 se prevé un endeudamiento neto del gobierno federal de 594 mil 234.8 millones de pesos, cifra equivalente a 3.4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), conforme a lo aprobado por el Congreso de la Unión, informó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En el "Plan Anual de Financiamiento 2014", explica que el aumento en las necesidades de financiamiento respecto a 2013 se explica por un incremento del endeudamiento neto de 0.6 puntos del PIB respecto al nivel para este año, mismo que se estima se ubicará en 2.8 por ciento del Producto.

Refiere que el Congreso de la Unión autorizó un techo de endeudamiento interno neto de 570 mil millones de pesos para el gobierno federal, así como un endeudamiento externo neto de 10 mil millones de dólares para el sector público (gobierno federal, organismos y empresas, y banca de desarrollo).

De acuerdo con el documento, las necesidades netas de recursos del gobierno federal para 2014 por 3.4 por ciento del PIB, en combinación con el superávit previsto para los organismos y empresas de control presupuestario directo de 1.9 por ciento del PIB, da como resultado el déficit presupuestal de 1.5 por ciento del PIB autorizado para el sector público en su conjunto.

Por su parte, los Requerimientos Financieros del Sector Público, la medida más amplia del uso de recursos públicos, se estiman en 4.1 por ciento del PIB en 2014, precisa la dependencia federal en el documento difundido este jueves.

En tanto, las necesidades brutas de recursos del gobierno federal para 2014, compuestas por la suma del endeudamiento neto más la deuda a contratar para el pago de amortizaciones de la deuda para el año, ascienden a 9.2 por ciento del PIB, mientras que en 2013 representarán 8.3 por ciento del PIB.

De acuerdo con la Secretaría de Hacienda, las necesidades de financiamiento del gobierno a nivel general se comparan favorablemente con los niveles observados para otras economías desarrolladas y emergentes.

Menciona que la política en la materia ha estado orientada a reducir los riesgos del endeudamiento público a través de una adecuada mezcla del endeudamiento interno, externo, a tasa fija y con un mayor plazo promedio.

Ello ha permitido reducir los riesgos del portafolio de deuda (de refinanciamiento, de tasa de interés, cambiario y operativo) y contar con un perfil de vencimientos holgado, tanto para la deuda interna como para la externa, destaca.

Afirma que el perfil de vencimientos del gobierno federal se mantiene estable y con un bajo riesgo de refinanciamiento, como resultado de la emisión a plazos mayores.

Para 2014 las amortizaciones de capital, tanto de deuda interna como externa, representarán aproximadamente 5.9 por ciento del PIB, cifra similar al promedio observado de 2006 a 2013.

En tanto, los vencimientos de deuda interna y externa programados para 2014 ascienden a 5.6 y 0.3 por ciento del PIB, respectivamente.

La SHCP destaca que la administración del presidente Enrique Peña Nieto se encuentra firmemente comprometida en mantener finanzas públicas sanas, así como un manejo prudente del endeudamiento público.

"La solidez de las finanzas públicas es un elemento primordial para lograr el objetivo último de la política económica del gobierno de la República, que es un mayor desarrollo que se refleje en mejores condiciones de vida de los mexicanos", destaca.

Expuso que la política de crédito público tiene los siguientes objetivos primordiales: cubrir las necesidades de financiamiento del gobierno con bajos costos en un horizonte de largo plazo, con un bajo nivel de riesgo y considerando posibles escenarios extremos.

Además, preservar la diversidad del acceso al crédito en diferentes mercados, y promover el desarrollo de mercados líquidos y profundos con curvas de rendimiento que faciliten el acceso al financiamiento a una amplia gama de agentes económicos públicos y privados.

Refiere que para alcanzar los objetivos se han establecido las siguientes líneas estratégicas: financiar las necesidades de recursos en su mayor parte mediante endeudamiento interno, con el fin de mantener una estructura de deuda en la que predominen los pasivos denominados en moneda nacional.

Asimismo, utilizar de manera activa el crédito externo, buscando diversificar las fuentes de financiamiento, mejorando las condiciones de los pasivos públicos denominados en moneda extranjera y ampliando el acceso a los mercados financieros internacionales.

Otra línea de acciones es contar con un manejo integral de riesgos del portafolio de deuda, que permita hacer frente a una amplia gama de choques que podrían afectar los términos bajo los cuales se accede al financiamiento.

También, desarrollar las referencias y las curvas de rendimiento, tanto en los mercados internos como externos, para facilitar el financiamiento del sector público y privado en mejores términos y condiciones.

De igual forma, promover una política de comunicación y transparencia sobre el manejo del endeudamiento público, para que los inversionistas y el público en general conozcan los objetivos y estrategias del gobierno federal como emisor de deuda.

Estas líneas estratégicas son la base de las acciones para el manejo de la deuda pública que se establecen en el presente Plan Anual de Financiamiento, el cual a su vez es un elemento fundamental de la política de comunicación y transparencia sobre la conducción de la deuda pública, añade la Secretaría de Hacienda.