Emocionado, pero triste está Rafael Ortega por decir adiós a la México

Con una carga sentimental demasiado fuerte en lo ánimico, el experimentado diestro tlaxcalteca Rafael Ortega, cuenta las horas que faltan para realizar mañana domingo su último paseíllo de su éxitosa carrera, en la Monumental Plaza de Toros México.

Conocido por todos como el "Señor de los Tres Tercios", Rafael Ortega dirá adiós este domingo al ruedo del coso monumental de Insurgentes, en el que lidió cerca de 50 corridas, la gran mayoría con destacados triunfos que le dieron un sitio importante como figura de la tauromaquia mexicana de todos los tiempos.

Con 43 años de edad, 23 de ellos de alternativa como matador de toros, el nativo de Apizaco, Tlaxcala, Rafael Ortega, se dijo muy ilusionado, aunque lleno de nostalgia por decir adiós a una plaza tan importante para su carrera como lo es la Monumental México.

"Estoy con sentimientos encontrados, por un lado estoy muy feliz e ilusionado por lidiar mañana mi última tarde en esa imponente Plaza México y por el otro, estoy muy triste por decir adiós, pero creo que esta decisión es la correcta y me voy en el mejor momento que puedo tener", aseveró Ortega Blancas.

Indicó que la tarde de mañana, la última de su carrera en el coso de Insurtentes, saldrá como si fuera un novillero, con esa hambre de triunfo, ya que desea cerrar este ciclo con un destacado resultado que recordará por siempre.

"Espero tener mañana el mejor resultado posible, sólo espero que los toros me ayuden un poco y que Dios me eche una mano, será una tarde muy importante, al ser la última que tendré en esa plaza que es tan significativa para mi y para todos los que nos vestimos de luces", señaló Ortega.

Se dijo feliz por poder confirmarle la alternativa a un joven torero como el capitalino Salvador López y por lidiar al lado de una figura de talla internacional como el español Juan José Padilla, de ahí que está satisfecho por formar parte de este cartel tan importante para él.

"Será muy bonito para mí cerrar un ciclo muy importante en mi carrera, como lo es la Plaza México y a la vez, iniciar otro cuando le confirme la alternativa a un joven matador como Salvador López, a quien le deseo toda la suerte del mundo y al que le auguro un camino lleno de éxitos", agregó.

Comentó que su campaña de despedida seguirá en otras plazas de la República Mexicana, misma que concluirá en el mes de mayo del 2014, al participar en alguna feria importante del país y cuando se cortará de forma definitiva la coleta.

"Mi campaña del adiós seguirá en otros cosos, pero mañana termina en la Plaza México, un coso en el que su gran afición siempre me trató de maravilla y me hizo sentir como en casa, estoy muy agradecido con todos los que me apoyaron en las buenas y en las malas", recordó.

Dijo que se llevará en su recuerdo todos los importantes triunfos que logró en la Plaza México, así como las malas tardes, ya que todo en conjunto formó parte de su historial y de su trayectoria taurina.

"Me voy después de 20 temporadas que cumplí en la Plaza México y cerca de 50 corridas y casi 50 orejas, me llevaré muchos recuerdos, todos hermosos, como mi confirmación en un jueves taurino y los 5 de febrero que lidié, así como el rabo que gracias a Dios pude cortar en ese ruedo", aseveró Rafael Ortega.

Rafael Ortega, debutó como novillero en la Plaza México el 4 de octubre de 1987, con ejemplares de la dehesa de Piedras Negras y en un cartel al lado de los mexicanos José Luis Herros y Edgar Bejarano.

Tomó la alternativa en la Plaza de El Relicario, de la ciudad de Puebla, un 23 de diciembre de 1990, de manos del mexicano Manolo Arruza y ante la presencia de su compatriota David Silveti, con el toro llamado "Brillantino" del hierro de Reyes Huerta.

Confirmó su doctorado en un Jueves Taurino nocturno en la Plaza México, un 23 de septiembre de 1993, de manos del mexicano Alberto Galindo "El Geno" y testimonio del también local José Luis Herros, con el toro "Azuceno", de la dehesa de Mariano Ramírez y al que le cortó una oreja.

Ortega Blancas confirmó su alternativa como matador en la Monumental Plaza de Las Ventas de Madrid, España, un 24 de junio de 2001, de manos de su padrino, el venezolano Leonardo Benítez y testimonio del español Ruiz Manuel, con el toro llamado "Escandaloso" de la ganadería de Los Derramaderos.