Anuncian a David Carmona vs Narvaéz, por la faja mundial en Argentina

El mexicano David Carmona disputará el campeonato mundial de peso supermosca de la WBO, al argentino Omar Narváez, el próximo 21 en La Villa Sporting Club, de la ciudad de Buenos Aires.

"Severo" Carmona (16-1-4, 8 nocauts), mencionó que tiene hambre de triunfo y argumentos boxísticos para destronar del campeonato mundial de peso supermosca a "El Huracán" Narváez (40-1-2, 21 ko´s).

"La pelea ha llegado por algo que he soñado, hay más hambre y ganas de lograrlo. Vencer a Narváez en su tierra es casi imposible, pero "Severo" Carmona se dijo listo para el compromiso.

"Ese deseo de ser el campeón me va a sacar adelante, pero también ese bonito aliento de recordar a mi familia, de mi esposa, mis hijos, que me estarán viendo por televisión, eso es un aliciente muy grande para poder ganarle a un invencible Narváez".

El campeón mundial juvenil de las 115 libras de la WBO, quiere el lugar de Narváez, "sabemos de su fama, pero quiero ganarle para ahora tomar su lugar. El hambre y los deseos lo tengo al por mayor y voy a dejar todo arriba del ring para conseguirlo".

Calificó al argentino como un peleador que no sale a combatir, "ya que es escurridizo. Ese es su boxeo, pero eso lo hace ser un peleador grande e invencible. Trabajar una estrategia adecuada es más que eso, es lo menos importante".

David Carmona explicó no sentirse incomodo ni mucho menos temer a todo el público argentino que estará en su contra.

"No me achico ante los jueces, ni la gente. Tengo mucho que ganar y poco que perder. El pelear ante un buen peleador como Narváez, es un privilegio. Voy con el hambre de vencerlo".

El capitalino manifestó que duda mucho que el peleador sudamericano "quiera entrar al intercambio de golpes, que los dos nos pongamos a soltar golpes en el centro del ring, no es su estilo. Como retador saldré a buscar la pelea y quiero su posición como campeón del mundo".

Para finalizar, mandó una dedicatoria especial, "a mi esposa Carmen Zavala, a mis hijos Manuel y Miguel (que viene en camino). También a Gonzalo Plascencia y a su esposa Dolores Saavedra, que es una persona que me ha ayudado desde que inicie y se encuentra delicada en el hospital", concluyó.