Amalgama tercera edición del Fecuca diversidad étnica

Como un encuentro que ha creado una amalgama muy rica entre diferentes etnias, calificó Ernesto Santiago Martínez Cuéllar la tercera edición del Festival de Cultura del Caribe (Fecuca).

En entrevista, el director del Festival detalló que esta noche se abrirán, al unísono, 12 escenarios en diferentes puntos del estado, con ritmos que van desde el son jarocho, la salsa y el vallenato, hasta el son cubano y la música tradicional.

Entre las agrupaciones que participarán destacan: Sonex, The Garífuna Collective, Lova Boy de Belice, Karenka, Salsa Azúcar, Cohiba de Cuba, Corpusklan y Grupo Folklórico Ixchel.

Martínez Cuéllar señaló, además, que las actividades que se han ofrecido y los conciertos que se realizarán tienen como objetivo hacer del Festival una actividad anual ya detectada por diversos públicos.

Unir las culturas y difundir las diversas manifestaciones artísticas es la experiencia que esta edición ha dejando, indicó.

A lo largo del festival han participado expertos y especialistas en la cultura e identidad de Quintana Roo, así como artistas plásticos que destacaron la importancia de difundir los símbolos emblemáticos de la entidad, para impulsar un diálogo entre lo ancestral y lo contemporáneo.

"Para nosotros, es muy importante conocernos y reconocernos como quintanarroenses y mexicanos caribeños, así como dar a conocer cómo se originó este último concepto", dijo.

Por otra parte, el Festival, que concluye mañana, ha tenido muy en cuenta a la comunidad estudiantil de la entidad, de ahí que las diversas conferencias que se ofrecieron se llevaron a cabo directamente en las universidades.

Es de mencionar que a través de las diferentes charlas se busca que la población se concientice de la multiculturalidad con la que se convive diariamente, reconozca las más de 60 lenguas que se hablan en el estado e integre a estos hablantes para que se sientan parte de la cultura caribeña.

Lo anterior es importante porque la diversidad en el lenguaje también ha influenciado en la forma de hablar de los quintanarroenses, al adoptar palabras y expresiones propias de lenguas autóctonas, que son ya parte de las conversaciones cotidianas entre las personas de la región.

El público ha sido diverso, se ha contado con la presencia de personas de todas las nacionalidades, argentinos, venezolanos y hasta polacos, concluyó Martínez Cuéllar.