Ofrecerá "Suicídate langosta" última función del año el próximo jueves

La obra "Suicídate langosta", protagonizada por Raúl Magaña y Sharon Kleinberg, bajo la dirección de Edgar Muñiz, ofrecerá su última función del año el próximo 19 de diciembre en el Círculo Teatral.

Durante poco más de una hora la reflexión acerca del suicidio, pero sobre todo la comedia de situación, brillará en el escenario del Círculo Teatral el próximo jueves con una única función, de acuerdo con un comunicado de prensa.

"Suicídate langosta" es una puesta en escena basada en una idea original de Ulises Palatto y dirigida por Edgar Muñiz que se desenvuelve entre dos desconocidos, un hombre (Raúl Magaña) y una mujer (Sharon Kleinberg), quienes coinciden un jueves por la noche en un puente con el objetivo de terminar con sus vidas. Tras confesarse y descubrir las intimidades del otro, deciden acompañarse en el suicidio.

Ambos personajes, de haber comenzado siendo unos perfectos desconocidos, de haber llegado a ese puente solos, sin nadie a quien importarle, al final pasan a saber todo el uno del otro y entonces el espectador puede darse cuenta de que ya no están solos, sino que se tienen el uno al otro con todo y el eco de sus fracasos.

Sharon Kleinberg comentó que la temática de la obra puede ser un tema de interés general porque todos los seres humanos, al menos en algún momento desesperado y aunque sea de forma vaga, han pensando en quitarse la vida.

"En esta obra el uno es el espejo del otro personaje; ella se burla de los motivos del hombre para terminar con su vida y él de lo que a ella la orilla a tomar una decisión tan drástica", apuntó.

Al respecto, el actor Raúl Magaña agregó que "de las personalidades afines se dice que tienden a juntarse y es el caso de este par que no tiene nada que perder.

"Lo cual los conduce a un punto muy bonito, pues todo lo que hagan los llevará a ganar, al menos, la oportunidad de sentirse acompañados y comprendidos. La disyuntiva al momento de construir estos personajes fue poner en la mesa si el suicida es alguien valiente o no".

Para Kleinberg esta es la primera ocasión que personifica a una mujer con tendencias suicidas. En "Suicídate, langosta", ella da vida a "Sandra", quien se encuentra terriblemente enojada, con el alma corrompida por tantas heridas emocionales abiertas.

Es una chica que se muestra brutalmente agresiva y siempre a la defensiva pero que, en el fondo, detrás de esa rígida careta, lo que más anhela en la vida es ser amada sin tregua, con delicadeza y libre de abusos.