Logran obras sociales con aprovechamiento sustentable de bosques

El aprovechamiento sustentable de los bosques no solamente trae beneficios forestales a los ejidatarios de la zona, sino que además les permite hacer obras de beneficio social para su comunidad, señaló Gabino García Tepexpa.

El responsable técnico de la ejecución de los programas de manejo de los núcleos agrarios de Amanalco expresó lo anterior tras un recorrido por el ejido Rincón de Guadalupe, que en enero del año próximo recibirá certificación de uso sustentable.

"Gracias al aprovechamiento sustentable, los ejidatarios tienen mejores escuelas, caminos, electricidad, han hecho muchas obras de beneficio social con los recursos que han sacado de sus bosques", externó el especialista en entrevista.

"Es una diferencia muy marcada entre el Nevado y esta zona, tenemos garantizado no sólo la existencia del bosque, sino el abasto de agua a la cuenca de la presa Valle de Bravo y la captación de carbono, que permite crecer a los árboles", refirió.

Señaló que los ejidatarios de la zona han llegado a un nivel de cultura tal que a su bosque lo consideran como una "gallinita de los huevos de oro", donde no hay tala clandestina, cambios de uso suelo y nadie se roba un árbol, ya que es el mejor patrimonio que tienen.

Explicó que, en ese sentido, con el paso del tiempo se han eliminado los árboles viejos y se sustituyen por unos de mejor calidad genética y fenotípica para tener un bosque que les signifique mayores rendimientos.

"La madera ya es de mejor calidad, ya se puede vender a mejores precios, algunos ejidos ya están en proceso de certificación de buen manejo, esto es una muestra de que los ejidatarios han sabido trabajar sus bosques", reiteró.

Resaltó que el aprovechamiento sustentable de los bosques también permite a la gente de la tercera edad de la región conseguir un empleo y la oportunidad de recibir un beneficio económico que les permita solventar sus necesidades de alimentación.

"La edad promedio de los árboles es entre los 70 y 80 años de edad, cada año sólo se corta la capacidad que tiene para crecer el bosque y garantizar su recuperación", mencionó acompañado por ejidatarios de la zona.

Finalmente comentó que a diferencia del Parque Nacional de Nevado de Toluca en el ejido Rincón de Guadalupe no tiene más valor un terreno agrícola que un área de bosque.

"Los ejidatarios cuidan su bosque, realizan recorridos de vigilancia para cuidar sobre incendios forestales y plagas, aquí el gobierno no tiene qué preocuparse en mandar brigadas, cada ejido tiene su herramienta para prevención y combate de incendios", mencionó.

"Con la recategorización que se hizo del Parque Nacional del Nevado de Toluca, los ejidatarios están conscientes de que tienen que ser más productivos y no tener más áreas ociosas como ese sitio", expresó.